Tamayo y sus jóvenes

Por Nélsido Herasme

Nelsido Herasme El municipio de Tamayo, cuna platanera y de otros rubros agrícolas de la provincia Bahoruco, está escribiendo su propia historia. Allí se está haciendo camino para echar andar el progreso de esa pujante municipalidad, surco que está siendo abierto por el altruismo de unos  muchachos organizados en la Fundación Jóvenes de Tamayo (FUNJOTA).

Mientras las obras de relumbrón, las que se ejecutan en las grandes ciudades, aquellas que se tragan en gran medida el presupuesto de la nación, los jóvenes de Tamayo, con el pecho y corazón, en el marco de las posibilidades, con la ayuda de todos, van dando respuestas a los calamitosos y estratégicos reclamos de esa empobrecida comunidad del sur profundo.

Luís Monte de Oca (Milciadín), entrega canastilla a mujeresUnos de los graves y grandes problemas que acusa Tamayo es el que tiene que ver con la salud, donde a veces familiares se ven obligados a trasladar a sus pacientes a centros asistenciales localizados en las afueras del municipio, porque los servicios que allí se brindan son  precarios.

Niños, adultos mayores y mujeres en estado de embarazos en estas zonas de alta vulnerabilidad, son victima de violentas enfermedades, que los colocan en situaciones, a veces de muerte.

El licenciado Luís Monte de Oca (Milciadín), es el presidente de FUNJOTA, un hijo de las entrañas del municipio de Tamayo de la Provincia Bahoruco, preocupado por la problemática educativa, deportiva y constructor de esperanza y futuro de su municipio.

Para Milciadín la salud seguirá ocupando un primer orden dentro del  deseo de desarrollo, es de ahí que su institución se mantiene realizando  operativos generales de salud en todos los órdenes.

Milciadín una vez presidió la Asociación de Estudiantes Universitarios de Tamayo (ASEUTA) y más tarde el Bloque de Asociaciones de Estudiantes Universitarios de la provincia Bahoruco.

Este joven, es un excelente profesional de la contabilidad, quien se ha desempeñado como Jefe del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tamayo, ostentando el rango de teniente coronel.

El testimonio de vida y la  hoja de servicio de Milciadín, lo hacen merecedor del sitial en que los tamayeros lo mantienen colocado.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •