El Embajador norteamericano, el homosexualismo y la República Dominicana

Embajador de Estados Unidos en República Dominicana, James (Wally) Brewster

Por: Angel Vargas

Embajador de Estados Unidos en República Dominicana,  James (Wally) Brewster

Según algunos estudiosos de la historia antigua, mucho antes de hacer su aparición Jesucristo y con él también el cristianismo como religión ya los griegos tenían coito con personas de su mismo sexo.   Estos (los griegos) establecían el placer que sentían en ese tipo de relación unisexual. En la Antigua Grecia no se concebía la orientación sexualcomo identificadora social, cosa que sí se ha hecho en las sociedades occidentales en el último siglo. La sociedad griega no distinguía el deseo o comportamiento sexual por el sexo biológicode quienes participaran, sino por cuánto se adaptaba dicho deseo o comportamiento a las normas sociales. Estas normas se basaban en el género, la edad y el estatus social.

Según Kenneth Dover y David Halperin, afirman que existía una marcada polarización entre compañeros “activos” y “pasivos”, penetrador y penetrado, y esta polarización activo/pasivo estaría asociada con roles sociales dominantes y sumisos: el rol activo se asociaría con la masculinidad, con un estatus social alto y con la edad adulta, mientras que el papel pasivo se asociaría con la feminidad, con un estatus social bajo y con la juventud.Según esta visión, cualquier actividad sexual en la que un hombre penetrara a alguien socialmente inferior se consideraba normal; se consideraba «socialmente inferior» a mujeres, jóvenes, extranjeros, prostitutas y esclavos. Igualmente, ser penetrado, especialmente por alguien socialmente inferior, podía ser considerado vergonzoso.

Es con la toma del poder político y creación del Imperio Romano que comienza a perseguirse la homosexualidad, y se le da un carácter religioso dogmatico que persiste hasta nuestros días, y que los religiosos condenan por ser un pecado divino; sin detenerse a pensar o analizar las causas que originan la homosexualidad. (Claro como todo dogma no le interesa el estudio). La Psicología plantea algunas visiones de sumo interés para el tema; El maestro Sigmund Froid, establece que la homosexualidad es la consecuencia de una desviación ocurrida durante el desarrollo infantil del individuo, al dejar no resuelto el complejo de Edipo. Mientras los defensores del conductismo establecen que la homosexualidad es ante todo una cuestión de aprendizaje asociado al refuerzo o castigo de la conducta sexual adolescente o preadolescente. Todo lo anterior lo planteo debido a la lucha que llevan los religiosos dominicanos con biblia en mano, para que el embajador de los Estados Unidos sea declarado no grato, por su condición de gay (homosexual). Ellos entienden que la homosexualidad entre los dominicanos desaparecerá cuando desaparezca el embajador y no se preocupan por los cientos de homosexuales que viven en nuestros barrios y pueblos a quienes les crucifican por esa condición.

Creo que lo importante en nuestro país es que impere el respecto de ambos sectores y que tanto uno como otro puedan debatir ideas con ideas. Nuestro país tiene excelentes profesionales de la Psicología, que pueden realizar muy buenos aportes sobre el tema.  

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •