Facebook y Twitter frente a la violencia terrorista

La milicia terrorista Estado Islámico (EI) también publicó a través de Facebook y Twitter sus videos de decapitaciones

La milicia terrorista Estado Islámico (EI) también publicó a través de Facebook y Twitter sus videos de decapitacionesHay organizaciones radicales que están usando activamente servicios de Internet para reclutar nuevos miembros y difundir su propaganda violenta. Por ejemplo, la milicia terrorista Estado Islámico (EI) también publicó a través de Facebook y Twitter sus videos de decapitaciones. Fueron borrados lo más pronto posible en esas redes sociales, pero en términos generales el control es difícil.

Cómo responden redes online como Facebook y Twitter a la difusión de propaganda radical y violencia. Por principio, las condiciones de uso de las redes online prohíben la publicación de contenidos con mensajes de enaltecimiento del odio o mostrando escenas de violencia. Las redes cuentan con equipos especiales encargados de velar por el cumplimiento de esas reglas. También está prohibida la presencia de grupos terroristas. Sin embargo, no se puede impedir que sus contenidos lleguen a Facebook y Twitter por la simple razón de que es posible subir todo a la red.
Cómo se rastrean contenidos prohibidos. Las redes online dependen en gran medida de la colaboración de usuarios que les avisen de la circulación de imágenes, videos y mensajes problemáticos. A tal efecto hay “botones de aviso”. Cuando reciben una alerta, empleados de las empresas de Internet verifican los contenidos. Los verificadores dan prioridad a casos como la pornografía infantil, amenazas de violencia o advertencias de automutilaciones, explicó hace poco la gerente de Facebook Monika Bickert en el blog de tecnología “Recode”.
Las redes online solo confían en el control humano. Básicamente sí, pero también se usan programas que verifican las imágenes automáticamente. Por ejemplo, Facebook utiliza el software Photo DNA de Microsoft para eliminar de inmediato fotos de pornografía infantil que se suben a la red. También se usa una técnica especial para rastrear en la red los contactos de usuarios cuyas cuentas se usan para subir contenidos terroristas, por ejemplo.
Se da el mismo tratamiento a todas las imágenes de violencia. Las redes sociales buscan un equilibrio. Facebook, por ejemplo, no tolera el enaltecimiento de la violencia. Sin embargo, cuando un usuario difunde imágenes desagradables para llamar la atención sobre abusos o para analizar algún acontecimiento político, se intenta ofrecerle una plataforma donde pueda hacerlo, subraya Bickert. También en Twitter se podían ver imágenes de la violenta represión de manifestaciones de protesta durante la “Primavera Árabe” en 2012, por ejemplo.
Hay mecanismos de seguridad similares en otros servicios, tales como Instagram o WhatsApp. La plataforma de fotografía Instagram, que actualmente pertenece a Facebook, borra las imágenes públicas insertadas. Como servicio de mensajes cortos, WhatsApp funciona básicamente de forma diferente a las redes online: la comunicación no se desarrolla de tal forma que todo el mundo pueda seguirla, sino que solo hay una comunicación privada entre los usuarios. Por tanto, si se difunde en grupos cerrados propaganda terrorista, por ejemplo, es difícil detectarlo.
Andrei Sokolov (dpa)

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •