Implicaciones del embarazo

POR ISMAEL BATISTA                               

Ismael Batista La mortalidad materna  provocada por entidades clínicas relacionadas o inducidos por el embarazo,  es  alta  y también en el feto. De acuerdo a datos recientes divulgados por la Organización Mundial  de la Salud (OMS), cada día mueren unas 800 mujeres  por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. El informe  agrega: “el 99 %  de la mortalidad materna ocurren en los países en vía de desarrollo”. 

Y para completar el drama, la mortalidad materna en números,  varía de un país a otro, con un margen de oscilación desde 230-1000 por cada 100,000 nacidos vivos, siendo  las  jóvenes adolescentes  el grupo más frecuentemente involucradas. Los cálculos demográficos hablan que más de 15 millones  de chicas entre 15 y 19 años de edad dan a luz cada año. Cifras todas, extrapolables a la República Dominicana.

El panorama es tan preocupante que la reducción de la mortalidad materna está incluida entre los objetivos del milenio 2015 –ODM15- de la ONU.

Una de las siguientes patologías perturbará el proceso fisiológico del embarazo para convertirlo en una amenaza para la vida de  jóvenes mujeres.

Me referiré fundamentalmente a tres condiciones que son las que más frecuentes hacen estragos  durante  la gestación, en el momento del parto y después del parto: la enfermedad hipertensiva del embarazo, las hemorragias y las infecciones. Condiciones estas  que pueden agravarse cuando estos eventos cuentan  con la presencia previa de otras enfermedades o entidades clínicas  como son la hipertensión crónica, la diabetes, el VIH, el paludismo, la epilepsia, las cardiopatías  y la obesidad.

Pero, ¿Y cómo es que esto sucede?

Veamos: 1) La enfermedad hipertensiva del embarazo –preeclampsia-eclampsia- es una condición nociva para la madre y el feto. Se instala después de las 20 semanas del embarazo. En etapa ulteriores al progreso de este, se pueden instalar  cifras de presión arterial progresivamente altas e incontrolables  con los medicamentos disponibles, que pueden inducir daños a órganos y sistemas  causantes  de una gran variedad de síntomas clínicos agudos que incluyen convulsiones, pérdida de conocimiento,  hemorragias, trombosis, embolia pulmonar, graves infecciones e insuficiencia renal agua, que de no tomar medidas terapéuticas adecuadas y oportuna puede fallecer la madre o el feto o ambos.

De tal modo  que, para prevenir muertes, en el transcurso del desarrollo  del embarazo  y  cuando se presentan  las complicaciones es  el momento de la decisión crucial: o se inicia la acción interrumpiendo el embarazo o nos convertimos en espectadores de un evento cuyo final será la muerte.  La primera la terapia es salvadora porque el origen del problema es intrínseco del embarazo; en tanto, la viabilidad del feto dependerá del tiempo de gestación materna, en la disyuntiva,  la balanza es favorable a la vida de la madre.

2) Las hemorragias durante el embarazo  son otras causas importantes de mortalidad materna, fetal y embrionaria. Los sangramientos como consecuencia de una placenta previa,  el desprendimiento de una placenta normalmente  implantada y el aborto espontaneo son generalmente causas de hemorragias imparables  incontrolables por medios clínicos, por ende el abordaje es quirúrgico y, en el caso del aborto espontaneo, la terapia es la limpieza de la cavidad uterina o la matriz, es la indicada. También en estos casos llega el momento de la decisión crucial.

 Y 3) Como causantes de estas muertes, la incidencia de las infecciones es menor, el tratamiento es a base de medicamentos y no tienen las implicaciones médico-legales y ética de las anteriores.

En contraposición a la expresado en líneas anteriores, algunos sectores de la opinión pública nacional no compartan la conducta de la interrupción del embarazo y del  aborto terapéutico, sin embargo,  para los médicos es la terapia más humana en el marco de la ciencia y la ética.

Y  hay razones  que avalan la práctica médica. Por ejemplo, en los afanes por reducir la mortalidad materna, los datos de la OMS revelan que, entre 1990 y 2013, solo se ha logrado reducir la mortalidad materna en 2.6  por ciento por cada 100,000 nacidos vivos, lo que aun, dista mucho de alcanzar los objetivos del milenio, en ese orden.

De manera pues, que de no aplicarse el abordaje terapéutico estudiado, conjuntamente con políticas socio-económicas favorables-estas últimas obviadas en el debate público -, lo poco que hemos logrado en la reducción de la mortalidad materna, en la República Dominicana,  se revertirá y, en cambio ésta, aumentará, alejando el país de los objetivos del milenio.

Es por eso que entendemos que las evidencias de la ciencia deben de estar al margen de las intrigas política y las cuestiones religiosas. Es tiempo de asimilar, que la época de la edad media ha sido superada y que realmente la tierra se mueve y gira alrededor del sol que nos ilumina a todos.

El autor: Médico cardiólogo

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •