El Poeta del pasquín

Por Luis Acosta Moreta (Luis “El Gallo”)

Luis Acosta Moreta (Luis “El Gallo”)El grave pecado de los intelectuales dominicanos es que se desclasan, olvidan que nacieron pobres, se enganchan en poltronas que son prestadas, y dejan la poesía para caer en el derrotero del pasquín. En tono burlesco dicen en las peñas que frecuentan: la poesía no da dinero ni riquezas, por lo que para tener carro del año hay que tirar panfletos, y bruñir la mentira y la calumnia.

Lucho por los pobres, porque son los marginados del proceso social. En mi conciencia no hay un solo rasguño, una sola quemada, hecha a resultas de haber tocado el oro corruptor, y ofrecezco mis manos para que me las corte, el que pueda probar que he tocado un centavo de los recursos del Estado. No pueden hacer ese compromiso los integrantes de la sociedad civil y los neo-liberales de los que Andrés L. Mateo es uno de sus voceros en penumbra.

Leonidas, Andrés L., no le temo a los  neo-liberales, la sociedad civil y los antipatriotas que en su enojo me quieren poner cabeza en  la guillotina por llevar comida a los pobres, fumigar las cañadas, prevenir los embarazos de las niñas y adolescentes, abrir escuelas en los locales del partido UDC para evitar que los jóvenes de los barrios caigan en la delincuencia, administrar con total pulcritud los fondos del Estado, ser la voz, el decoro y la conciencia de los que no pueden expresarse porque le rompen la boca.

Yo estoy orgulloso de haber fundado la UDC, para que sea el bastón donde se apoyen los hijos de Machepa, los de grajo y chancleta, los que duermen en el piso, abrir una brecha de futuro para los que de seguir por su senda marcada, tienen por meta la cárcel, el cementerio o la silla de ruedas, víctimas o victimarios de las injusticias sociales. Tu, sin embargo, sientes vergüenza, lo ocultas como si fuera un pecado, haber sido viceministro de cultura de Hipólito Mejía y pluma  en la penumbra de la imagen de una reelección fallida; no comprendo por qué borras en el pasado haber dirigido una editora universitaria donde únicamente se imprimieron folletos sin trascendencia, pagados de una forma u otra por el Estado dominicano.

No tapes los oídos y los ojos a un versículo  de 21 siglos que reza Conocéreis la verdad y la verdad os hará libres. Por desgracia, se pierde perspectica cuando un intelectual deja la prosa y se convierte en panfletario, para disfrutar del sonido de la lisonja y  paladear el buen vivir.

Icaro por lo menos tuvo el coraje de tratar de alcanzar el sol con sus alas de cera, pero los intelectuales que reniegan de su pasado de izquierda nunca emprenderan el vuelo por temor a que el peso de sus pecados y sus temores de  conciencia les obliguen a mantenerse en tierra. Oh, bestuario ¿dónde estás?

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •