Solicitudes de créditos del sector privado en Cuba son “ínfimas”, según bancos

banco cuba creativeCUBA.-Las solicitudes de créditos del sector privado en Cuba son “ínfimas” a pesar de las medidas del Gobierno para estimular préstamos que repercutan en el desarrollo de los autónomos y las cooperativas, informaron fuentes oficiales.

Funcionarios de instituciones bancarias consideran que en Cuba hay “falta de hábito, confianza y cultura” de trabajar con bancos y que la política de fomento crediticio para particulares, que entró en vigor en diciembre de 2011, aún no tiene buenos resultados, según un artículo divulgado este miércoles por la web oficial Cubadebate.

El Banco Popular de Ahorro, por ejemplo, indicó que en 2014 sus oficinas fuera de La Habana otorgaron unos USD 541.600 en créditos para un total de 583 solicitudes de trabajadores autónomos, cifra un 0,1% superior a los más de 347.000 cubanos registrados en esa actividad en las provincias.

En La Habana, el Banco Metropolitano (Banmet), que sólo opera en la capital, informó de que hasta diciembre pasado habían gestionado 75 créditos, una cifra muy baja en una ciudad donde operan alrededor de 135.480 “cuentapropistas”, como se conoce en la isla a los emprendedores autónomos.

En el caso de las cooperativas la situación es similar, de 317 que funcionan en La Habana sólo 127 han pedido créditos, precisó el artículo, que fue publicado inicialmente en la revista Bohemia.

La directiva de Banmet, Milagros Suazo, afirmó que “las cifras son ínfimas” a pesar de las “flexibilizaciones y estrategias” para estimular la solicitud de dinero entre cuentapropistas y cooperativistas.

“Pensamos que las deficiencias radican en el poco conocimiento que tiene ese sector sobre el financiamiento. No obstante que hemos impartido seminarios y ofrecido atenciones con tal propósito, no ha sido mucha la insistencia de ellos para obtener recursos”, dijo Suazo.

El Gobierno de Raúl Castro autorizó en 2011 esta financiación bancaria a personas naturales como una vía para dinamizar el trabajo autónomo, la producción agropecuaria y la rehabilitación de viviendas, entre otras gestiones, en el marco de sus reformas económicas para “actualizar” el socialismo cubano.

El mayor éxito de la normativa ha sido entre los cubanos interesados en construir o reparar sus viviendas, fin al que se destinó un 63% de los créditos otorgados en los tres primeros años de la entrada en vigor de la medida, según datos ofrecidos en noviembre pasado por el Banco Central de Cuba.

Las autoridades bancarias de la isla consideran que se deben realizar encuestas, estudios de mercado y realizar acciones de asesoramiento mediante medios locales, sindicatos y cursos para frenar el desconocimiento sobre estas oportunidades.

Colaboración EFE

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •