El PLD en contra picada

Por Nélsido Herasme

nelsidoherasme articuloEn el seno del PLD (Partido de La Liberación Dominicana) están por desatarse los demonios; la agrupación política que fundara el profesor Juan Bosch en 1973 está enviando señales negras de que está cansada de gobernar.

Cada vez que pasa un día las uvas y las manzanas de navidad en ese partido se ponen amargas. La lucha en su interior toma cuerpo.

La  confrontación es entre dos bandos, uno que quiere continuar enquistado en el poder y otro que quiere regresar.

Una corriente basa sus argumentos en que el PLD debe celebrar su congreso elector, como ellos mismos le llaman, bajo la modalidad de primarias abiertas y otra tendencia la quiere con el método de convención cerradas. Nada de democracia, todo ello es por el control del gobierno.

Un congresista peledeísta dijo que desde el litoral del poder se reparten sobrecitos con dinero, porque en el fono lo que se quiere es imponer la reelección del mandatario.

Otros dicen que no habrá división ni reelección, mientras hay quienes sostienen que la Constitución prohíbe al actual presidente, Danilo Medina, optar por una nueva repostulación.

Un miembro del comité político pidió públicamente a Danilo y a Leonel que salgan del escenario político y den paso a otra candidatura; Mientras un diputado mandó a trabajar a los pujantes de ambos líderes.        

De los peledeistas recordamos su última convención para escoger candidaturas, la cual fue lo terriblemente traumática, en la cual hubo tiro, sillazos, palo y piedra, con saldos de muertos, heridos y al día de hoy de ni un solo apresado.  

Pero lo más hermoso de todo esto es observar la manera de comportarse de la llamada oposición política, la que está llamada a ser el contrapeso de todo cuanto haga el partido que ostenta el poder político.

La oposición, como los búhos, tan solo mira fijamente lo que pasa en el interior del partido de gobierno, pero sin propuesta, sin discurso y sin movimiento.  

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •