Sangre, protestas, corrupción

Por Manuel Hernández Villeta/A Pleno Sol 

manuel hernandez villeta articuloEl año termina y es hora de hacer algunos balances. Difícil poder condensar en una columna lo que se estima fue lo más importante del año, pero con buen bisturí se puede lograr enfocar objetivos. Además, en este año he escrito más de 350 trabajos, por lo cual el día a día del acontecer nacional fue plasmado en ellos.

Vamos a buscar los tres temas más importantes de este año. La violencia, la corrupción y las protestas, son los puntos centrales  de este año. Dentro de ellos hay muchas particularidades, pero son afluentes que se mueven con ligeras conexiones y finalmente se agrupan en hechos concretos, que tienen algo en común y fue que llenaron de pesar a los dominicanos por todo un año.

La violencia tiene traje de etiqueta. Ha estado en la primera plana durante doce meses. Cualquier tipo de violencia: el sicariato, los feminicidios, los intercambios de disparos, las drogas, los atracos. Estamos en una sociedad de grandes desigualdades que generan a los soldados de la violencia.

No se podrá controlar la violencia el venidero año si no se va a las causas que la generan. No se  pasa de la simple persecución del delito, con el violador en las cárceles o el cementerio, pero los males que pudren a la sociedad están ahí, vírgenes y diseminándose por todo el acontecer nacional.

Otro segmento importante de la vida nacional fue la corrupción, tanto con el enfoque hacia el sector público como al privado. Es raro el segmento de la sociedad dominicano que no esté maleado por la corrupción. Llama la atención las indelicadezas de los políticos, pero desde el sector privado viene el eje gordiano de la corruptela. Los políticos son viento que pasa, pero el capital, el empresariado manchado por el peculado siempre está presente.

En este año la lucha contra la corrupción no ha pasado de simples denuncias. Se han llevado expedientes a la justicia, pero nadie ha sido sancionado. Acusados salieron en libertad, y unos pocos han pagado con cárceles sus atrevimientos. Para avanzar en la lucha contra la corrupción, tiene que haber una justicia imparcial, a prueba de presiones y que únicamente aplique todo el peso de las leyes.

El tercer segmento importante de este año fueron las protestas. La Marcha Verde  surgió  contra la corrupción, pero se ha ido evaporando en medio de los egos de sus organizadores, y al no tener una cabeza dirigente que concite el apoyo de las masas. Protestas importantes incluyó huelgas permanentes de los médicos y de los maestros en demanda de salarios mejores, y de pequeñas comunidades demandando arreglos de calles y servicios públicos. No se dieron grandes movimientos de masas de protesta, salvo la primera marcha verde, Mientras hayan renglones insatisfechos seguirán las manifestaciones.

Y ya. La violencia, la corrupción y las protestas son los renglones que coparon la primera página durante este año. De seguro que el próximo se ampliarán estos aspectos de la vida nacional. No hay a la mano solución para detener el crimen, parar la corrupción y satisfacer las protestas. Estamos  tratando de domar un potro salvaje, pero nadie le puede poner la silla. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •