Lo que Claudio contó a su hijo sobre la guerrilla de Caamaño +VIDEO

Francisco Alberto Caamaño
Lo que Claudio contó a su hijo sobre la guerrilla de Caamaño

Por Genris García

LAS CHARCAS, Azua.– La noche del 2 de febrero de 1973, hace ya 45 años, un grupo de nueve guerrilleros comandados por el coronel Francisco Alberto Caamaño, desembarcaron por la playa Caracoles, en la bahía de Ocoa con la intención de derrocar al gobierno de Joaquín Balaguer.

Aquel episodio de la historia reciente dominicana es narrado por Claudio Caamaño Vélez, como se lo contó su padre, Claudio Caamaño Grullón, uno de los sobrevivientes del levantamiento guerrillero.

En el lugar por dónde llegaron Caamaño y sus compañeros ha sido levantado un sencillo, pero sólido monumento para recordar ese 2 de febrero.

Al lugar se dieron cita decenas de personas quienes con la enseña tricolor rindieron homenaje a los guerrilleros que buscaban terminar con el régimen corrupto y represivo de Balaguer.

Con emotivas palabras y en algunos momentos con lágrimas en los ojos, Caamaño Vélez revela lo que le contaba su padre.

Habló de las primeras dificultades que afrontó el grupo al llegar a tierra, del extravío de Toribio Peña Jáquez, de que su padre estuvo a punto de disparar a sus camaradas en la oscuridad de la noche de aquel febrero sin luna.

Del peso de las mochilas, de su primer transporte para internarse en la cordillera Central, de la compra de mulos, de los pueblos desaparecidos y de los primeros encuentros con el Ejército.

¿Con quién llegó Caamaño?

Francisco Alberto Caamaño zarpó de Cuba y escogió la Bahía de Ocoa para desembarcar, área que conocía porque sus entrenamientos en las Fuerzas Armadas dominicanas fueron en la Marina de Guerra.

Caamaño, quien utilizaba el seudónimo de Román estaba acompañado de Ramón Euclides Holguín Marte (Braulio), Mario Nelson Galán Durán (Juan), Claudio Caamaño Grullón (Sergio), Juan Ramón Payero Ulloa (Ismael), Toribio Peña Jáquez (Felipe), Hamlet Hermann Pérez (Freddy), Eberto Lalane José (El Fiero) y Alfredo Pérez Vargas.

La expedición guerrillera fue detectada antes de tiempo, y las Fuerzas Armadas movilizaron miles de soldados en su búsqueda.

Trece días después del desembarco el 16 de febrero, la jerarquía militar de la época anunciaba la muerte de Caamaño junto a dos de sus compañeros en el paraje Nizaíto, sección la Horma de San José de Ocoa.

Informaciones posteriores daban cuenta que Caamaño fue apresado herido, con vida y fusilado por sus captores.

Con él cayeron Heberto Lalane José y Alfredo Pérez Vargas.

De aquella expedición sobrevivieron, además de Peña Jáquez, quien al no encontrar a sus compañeros en el desembarco se dirigió a Santo Domingo; Claudio Caamaño Grullón, y Hamlet Hermann.

¿Quienes dirigían las Fuerzas Armadas?

Las Fuerzas Armadas dominicana estaban bajo la dirección del contralmirante Ramón Emilio Jiménez (hijo), a la sazón secretario de Estado de las Fuerzas Armadas; el mayor general Enríquez Pérez y Pérez y el brigadier Juan René Beauchamps Javier.

Estos escogieron un reducido grupo de periodistas que trasladaron en helicóptero hasta el lugar donde se encontraban los cuerpos sin vida, de Caamaño, Lalane José y Pérez Vargas.

Dijeron que Caamaño había muerto en combate.

Tiempo después se reveló que Caamaño luego de ser capturado herido por tropas del Ejército Nacional, fue fusilado, descuartizado y quemados sus restos.

En aquel entonces se dijo que al informar al presidente Balaguer de su captura, le expresó al general Ramón Emilio Jiménez (hijo) que “en el país no había cárceles para un hombre como el coronel Caamaño”, dejando bien insinuado que procediera a su fusilamiento.

Aquí el relato de Claudio Caamaño Vélez:

Compartir:
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •