La nueva vida de 53 familias desalojadas de Valle Nuevo (Video)

Por Genris García

VALLE NUEVO, Constanza.- Más de 53 familias desalojadas del Parque Nacional de Valle Nuevo iniciaron una nueva vida al ser reubicados fuera del área protegida por el Ministerio de Medio Ambiente en alianza con el sector privado en cómodas viviendas y con un pedazo de tierra para sus cultivos.

Villa Poppy
La nueva vida de 53 familias desalojadas de Valle Nuevo (Video)

Aquellos hombres y mujeres que hace 15 meses vieron que el cielo se le venía encima, ahora ven la vida diferente, tienen un techo como nunca lo tuvieron y comenzaran una nueva vida sin afectar aquellas lomas que irrigan de agua las vertientes norte y sur de la cordillera Central del país.

Los beneficiados parecen ser los más humildes, gente que, en su mayoría, labraban tierra para otros y moraban en condiciones infrahumanas allá en lo alto, dónde las temperaturas hacen titiritar a los más calenturientos.

Con el desalojo nació un nuevo pueblo a la fuerza, nació “Villa Poppy” en alianza entre el Gobierno y el sector privado.

Aquí vivirán hasta el final de sus días 53 familias expulsadas de La Siberia y El Castillo.

De ahora en adelante sus moradas están ubicadas en la comunidad de Río Grande, en terrenos donados por la familia Bermúdez para el proyecto habitacional que lleva el nombre del patriarca de esa familia cibaeña ya fallecido, José Armando Bermúdez (Poppy).

Es la primera etapa, del plan de rescate del parque, dijo el ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito y algunos de los donantes del sector privado.

Ambas comunidades estaban ubicadas en pleno Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier mejor conocido como Valle Nuevo.

Domínguez Brito, un hombre que por momentos parece tímido, por estos montes ahora tiene un nuevo amor, con una mujer, Juana Tejada que lo hizo público y le echó todos los santos atrás aquí parecía no caber en la camisa blanca remangada que llevaba puesta.

“Estamos entregando casas dignas y apropiadas, construidas de madera y blocks, totalmente equipadas con muebles, camas, estufas, tanques de gas, electricidad, agua potable, área de recreación, planta de tratamiento, aceras y contenes, dijo con firmeza el santiaguero que se atrevió a llegar a lo más alto del Parque y echarse muchos enemigos.

De inmediato agregó “se trata de una nueva vida, un nuevo comienzo, con todo lo necesario para emprender el camino hacia el porvenir”, dijo Domínguez Brito al pronunciar el discurso central del acto de entrega.

Gente muy rica estaba allí deprendiéndose de un poco de lo acumulado para personas que nunca han tenido nada.

Se les veía regocijado, con la satisfacción del deber cumplido.

Como José Armando Bermúdez, quien habló a nombre de la familia Bermúdez, donantes de los terrenos para edificar el proyecto y quien recordó las andanzas de su padre por aquellos pinales.

Dijo que siempre estarán dispuestos a colaborar para la solución, no solo de problemas sociales, sino del medio ambiente y la naturaleza del país.

También Rosa Bonetti de Santana, presidente del Consejo de Cogestión de Valle Nuevo, estaba rebosante de alegría, ella pronunció las palabras de bienvenida.

Habló de que todavía se pueden hacer muchas cosas para continuar el rescate del Parque y a favor de las familias que en el habitaban y que ahora ya los primeros recibían sus viviendas totalmente amuebladas.

El presidente de la Fundación Rica, Julio Brache, que donó 10 de las viviendas también reconoció el gran trabajo de Medio Ambiente por rescatar a Valle Nuevo.

Pero la mejor de todas fue Juana Tejada, quién recibió la primera llave de manos de Domínguez Brito y con sus palabras de agradecimiento a nombre de las familias de las comunidades La Siberia y El Castillo, se ganó los aplausos de todos los presentes.

Su discurso se lo dejo en el video que acompaña estas notas.

Cuando terminó el acto y sus discursos, los beneficiados con viviendas se fueron a ver dónde van a vivir.

Entraron como niños o niñas a sus nuevas casas que parecen de muñecas.

La miraban de arriba abajo, tocaban las estufas, los abanicos, las vajillas, las camas, los camarotes, el lavadero y los muebles labrados con la misma madera de los techos. Son cosas que nunca tuvieron.

Tenían sus nombres al lado de las puertas, numeradas con amplios ventanales para los días de calor que por aquí son escasos.

Algunas de las casas tenían los nombres de los empresarios que contribuyeron para su construcción.

A Evangelita Marte Cepeda le correspondió la número 10 y no dejaba de dar gracias a Domínguez Brito y todos los donantes, cuyos nombres no recordaba, pero estaba agradecida.

Dijo que tenía 15 años viviendo en el Parque con 11 hijos que trabajan tierras ajenas.

Se llenó de emoción cuando dijo que Medio Ambiente “la sacó a la claridad”.

Y no es para menos, ahora tiene electricidad, agua potable, inodoro, ducha, cortina y hasta área de lavado que allá en lo alto nunca tuvo.

Martha Cepeda Ortíz, vivía en El Castillo “pobremente” con dos hijos.

En ese lugar pasó 20 años trabajando en el cultivo de flores que bajaban del monte a robarles una sonrisa a las enamoradas del pueblo que la recibían en San Valentín, en su cumpleaños o tras una declaración de amor.

A Bernardo Díaz lo encontramos con su mujer y sus cuatro hijas en la puerta de la casa que lleva su nombre y no titubeó para decir “es un cambio de vida”.

Confesó que trabajaba agricultura en el Parque y ahora que ya está fuera seguirá en lo mismo, pero en cuatro tareas que le asignaron próximo al proyecto dónde vivirá dignamente.

Destaca que ahora tendrá un título y con eso mucho más valor.

Dijo que Domínguez Brito se enfrentó a este proyecto hasta no parar y entregarles estas casas.

Pero Bernardo Díaz pensó en sus paisanos que quedaron atrás y confía que no solo a ellos lo reubiquen y que hagan lo mismo con otras familias que aún no han sido reubicadas.

Discurso de Domínguez Brito

Nueva etapa en la recuperación de Valle Nuevo

Francisco Domínguez Brito, quien hace 15 meses tomó la decisión de echar del parque a los invasores que tomaron esos predios para el cultivo ahora se mostraba satisfecho con la entrega de las primeras viviendas.

Destacó que con el traslado de más de 50 familias que ocupaban el área protegida, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales anunció la conclusión de una nueva etapa hacia la recuperación del Parque Nacional de Valle Nuevo.

“Estamos entregando casas dignas y apropiadas, construidas de madera y blocks, totalmente equipadas con muebles, camas, estufas, tanques de gas, electricidad, agua potable, área de recreación, planta de tratamiento, aceras y contenes. Se trata de una nueva vida, un nuevo comienzo, con todo lo necesario para emprender el camino hacia el porvenir”, dijo.

Aseguró que los moradores del Castillo y La Siberia vivían en condiciones hacinadas, sin agua potable, luz, haciendo sus necesidades en condiciones deplorables, en viviendas maltrechas, hasta con piso de tierra.

“Los campesinos podrán seguir generando ingresos porque cada familia, a partir de hoy, tendrán una porción de terreno con mejores condiciones para la producción agrícola, pero más importante aún, es que les pertenece a ellos como un bien de familia” resaltó el ministro.

Indicó que “esta es la verdadera revolución ambiental, estamos transformando las condiciones para garantizar el desarrollo sostenible en beneficio de la calidad de vida de los dominicanos y el crecimiento económico del país”.

Proceso de Rescate

• A partir de la resolución 14/2016, del 29 de septiembre, en el Parque Nacional de Valle Nuevo eliminamos la agricultura, retiramos todos los equipos, maquinarias, alambres, maderas, utilizados por pequeños y grandes productores que se encontraban dentro del parque.

• Con el apoyo del Ministerio de Defensa y en especial del Ejército Nacional y el Servicio Nacional de Protección Ambiental (SENPA) cientos de hombres fueron enviados para la protección y recuperación del parque.

• Reforestamos para devolver al caudal de los ríos el agua de calidad que hoy consumen, 7 de cada 10 dominicanos, es decir, más de 6 millones de personas.

• Hemos plantado miles de árboles de especies como pino criollo, cedro rojo, sabina criolla, manacla, almendro, capá criollo, ciprés, penda, y otras. En especial en la cuenca del Río Grande o del Medio y otras áreas críticas del parque.

• Tenemos en La Siberia un vivero donde aclimatamos más de 20 mil plántulas que serán sembradas.

• Eliminamos los focos contaminación desmantelando todas las infraestructuras destinas a albergar tanto los obreros ilegales del campo como los productos cosechados y por plantar.

• Con el apoyo militar y las autoridades de la Dirección General de Migración retiramos más de 300 jornaleros indocumentados que hacían labores agrícolas en el área protegida.

• Mantenemos la vigilancia y el control permanente de la zona con patrullajes y operativos especiales que se realizan para evitar nuevas ocupaciones o cualquier tipo de actividad ilegal que afecte la integridad del parque.

• Liberamos miles de metros cúbicos de agua que se encontraban “secuestradas” para la producción agrícola.

Domínguez Brito destacó que ha sido visible el cambio en ríos como el “Del Medio” que ha experimentado un crecimiento en su caudal.

Agradecimientos a los donantes

El funcionario agradeció la donación de los terrenos a la familia Bermúdez, cuyo nombre lleva el proyecto en honor a José Armando Bermúdez (Poppy).

Además, al Instituto Nacional de la Vivienda (INVI), al Plan Yaque, que ha donado la plata de tratamiento, La Fundación Rica, Fundación Propagas, a la Asociación Dominicana de Productores de Cemento (Adocem), La cooperativa Vega Real, Emilio (Emilio Reyes), a Codelpa (Álvaro Peña); a Tecamex, Sabinsa, Unidad de Electrificacion Rural y Sub-Urbana (UERS), La Fundación Moscoso Puello, La Nacional, InterEnergy, La Reina, Cooperativa Nacional de Servicios Múltiples (COOPNAMA).

Igualmente a Distribuidora Corripio, Helados Bon, Sudisa, Fundación Manitas de las Calles, Coopsemarena, Asociacion para el Desarrollo (Apedi), Sociedad Ecológico Del Cibao (SOECI), Federación Nacional De Mujeres Trabajadoras (FENAMUTRA), Grupo Ramos, Fundación Vida Salud y Desarrollo Integral Sostenido (VISADI), Universidad UAFAM, Fundación Alianza Cibao Central, Asociación Integración y Desarrollo (ASINIDE), entre otros.

La bendición de la obra estuvo a cargo del obispo de la diócesis de La Vega, monseñor Héctor Rafael Rodríguez.

Y no faltaron el director del INVI, Mayobanex Escotto; el ministro de Defensa, Rubén Darío Paulino Sem; el director de Aduanas, Enrique Ramírez; y otros funcionarios, empresarios, Defensores del Medio Ambiente, dirigentes de ONGs que apoyaron el proyecto de una nueva vida para los desalojados.

Aunque todo era alegría, en el ambiente había miedo, y se podía observar desde el pueblo de Constanza hasta más allá de Villa Poppy habían muchos soldados por doquier como esperando que los que aún no reciben su reubicación protestaran como lo hicieron antes.

CONTENIDO RELACIONADO:

Construyen Villa para campesinos de Valle Nuevo

Medio Ambiente inaugura este jueves Villa Poppy en Valle Nuevo

Compartir:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •