Conozca pedido de la esposa del cirujano plástico Edgar Contreras

cirujano plástico
Conozca pedido de la esposa del cirujano plástico Edgar Contreras

SANTO DOMINGO.- La esposa del cirujano plástico Edgar Contreras pidió al Tribunal Constitucional corregir la injusticia que se está cometiendo contra el profesional de la medicina y su madre la señora Valentina Rosario, quienes guardan prisión, violado sus derechos al condenarlo con una fotocopia de un documento como base que nunca se probó su autenticidad en violación a las leyes dominicanas.

Merfry Then Rijo de Contreras, denunció que al médico y su madre le han violado todos sus derechos, a quienes se les tiene encerrados, desacreditados como falsificadores sin demostrarse la acusación debido a que no fue presentada la prueba de documento original de la alegada acta del consejo de accionistas del Centro Médico Gazcue.

Aseguró que mientras esta injusticia se mantiene los bienes de su esposo están sustraídos por terceros y pidió al Tribunal Constitucional acelerar el conocimiento del recurso depositado hace seis meses en el más alto organismo judicial del país.

Considera que el caso que cursa en el Tribunal Constitucional debió conocer en dos meses y llevan seis en espera de que los jueces decidan sobre la violación constitucional a los derechos del médico y su madre.

Manifestó que los magistrados del Tribunal Constitucional tienen las herramientas depositadas para hacer justicia contra la sentencia que le condena y pueda corregir una injusticia cometida contra el doctor Contreras y la señora Rosario.

Entiende que el médico y su madre son víctimas de una maniobra jurídica y mediática con la condena a prisión que cumplen al entregarse voluntariamente al juez de ejecución de la pena, debido a la alegada falsificación de documentos, sin que en los juicios se ventilaran las pruebas.

La esposa del profesional de la medicina, destacó que Edgar Contreras, siempre ha sido respetuoso de las leyes y que cumpliendo con esos valores inculcados en el hogar se entregó voluntariamente el 15 de marzo 2018.

Destacó que como ciudadano apegado a las leyes y a las autoridades está cumpliendo la condena número 758, emitida por la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia emitida en septiembre 2017.

Citó que sobre la fotocopia hay resolución que favorecen a su esposo y la señora Rosario, del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), de la Suprema Corte de Justicia y un informe de un calificado perito que establecen que sobre una fotocopia no se puede hacer un expertis caligráfico.

Dijo que de acuerdo con la sentencia Edgar Contreras y su madre están presos por falsificador, aun cuando nunca se presentaron pruebas de la alegada violación por la que se le condenó.

Then Rijo de Contreras sostuvo que en el tribunal nunca se presentó pruebas del acta original de la alegada falsificación y que se tomó decisión en base a una fotocopia de una asamblea.

Reveló que su esposo está preso por una fotocopia, a la cual no se le hizo expertis caligráfico para determinar su participación o no en la presunta falsificación, no se le dio la oportunidad para verificar.

Informó que el perito que firmó el informe basado en la fotocopia, nunca se presentó al tribunal a presentar su testimonio sobre la presunta falsificación sustentada en la fotocopia con la cual se le juzgó.

Recordó que la litis surge por una presunta asamblea del Centro Médico Gazcue donde los demandantes dicen que fueron falsificadas sus firmas, asamblea en la cual presuntamente se venden y compran acciones.

Edgar Contreras Y Valentina Rosario supuestamente les compra sus acciones a los señores el doctor Sánchez Roa y la señora Luz María Sosa, quienes nunca se presentaron como demandante del doctor Contreras y la señora Rosario.

Se preguntó el porqué involucrar al doctor Edgar Conteras si el señor Sánchez Roa, a quien supuestamente el médico le quitó las acciones con la supuesta falsificación y quien expresara en una audiencia en el tribunal que no ha sido despojado de las referidas acciones.

De igual modo, se preguntó porqué involucrar en esta litis a Valentina Rosario, madre de Edgar Contreras, una señora de 82 años, y quien tiene ganado un sitial de honorabilidad en la sociedad, reconocida con medalla del Poder Ejecutivo, sin ni siquiera su firma está en la supuesta asamblea falsificada, quien también cumple prisión domiciliaria, al entregarse al juez de la ejecución de la pena.

Considera que se está frente a un daño irreparable, y como prueba cita el ir a prisión, exponer todos los bienes familiares, una familia entera y tres generaciones afectadas moralmente; el descredito profesional y moral a un ciudadano inocente que espera pacientemente que los jueces del más alto tribunal del país conozca el proceso donde se probará que se les han violado sus derechos.

Rijo de Contreras informó que el Tribunal Constitucional está apoderado desde el 6 de octubre de un recurso de revisión de la sentencia y que tiene que pronunciarse porque la acción en busca de justicia se ha constituido en una injusticia porque hoy guarda prisión injustamente.

Entiende que el Tribunal Constitucional tiene que pronunciarse, porque ahora hay dos personas en prisión juzgada por una fotocopia, y que la decisión que tome ese alto tribunal del país no es para hacer justicia, sino para corregir una injusticia.

Dijo que el recurso fue depositado en ese tribunal hacen seis meses, y todo parece indicar que el interés es que cumpla la condena de un año para emitir un fallo, y recordó que justicia tardía es justicia denegada.

Dijo que al médico se le acusó de mala práctica y que siempre se presentó a los tribunales donde demostró su inocencia y que ahora sin ninguna prueba se le ha condenado y que espera que el Tribunal Constitucional decida sobre la violación de sus derechos constitucionales.

Destaca que mientras guarda prisión, terceros les tienen embargados sus bienes por RD$10.0 millones de pesos, igual que a su madre Valentina Rosario, quien también guarda prisión y tiene embargados sus bienes por el cobro de RD$10.0 millones.

Compartir:
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •