El fantasma de abril de 1984 está presente en las calles del GSD

Poblada
El fantasma de abril de 1984 está presente en las calles del GSD

Por Genris García

SANTO DOMINGO ESTE.- El fantasma de la poblada de abril de 1984, luego de la Semana Santa de ese año volvió a tomar las calles del Gran Santo Domingo este lunes, 34 años después.

Tropas combinadas de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas fueron desplegadas en puntos estratégicos de la ciudad desde las primeras horas de la madrugada.

En todos los puentes, pasos a desnivel, túneles e intercepciones muy concurridas se pudo observar unidades militares y de la Policía Nacional.

Es que la mañana del lunes 23 de abril de 1984, inmediatamente después de la Semana Santa de ese año, estallaron las protestas en la zona norte del Distrito Nacional, que rápidamente se extendieron por toda la capital y luego en varias provincias.

Las protestas se tornaron violentas y continuaron los días martes 24 y miércoles 25 en respuestas a las medidas económicas adoptada por el gobierno del entonces presidente Salvador Jorge Blanco, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), tras la firma de un acuerdo de Stand By con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El acuerdo con el organismo crediticio internacional provocó la devaluación del peso frente al dólar norteamericano y a su vez alza en más de 200% en los precios de alimentos y medicinas.

Entre las medidas económicas pactadas con el FMI se encontraba la fijación para las importaciones del tipo de cambio de RD$2.75 por dólar.

En ese momento también se registró una dramática caída de los precios del azúcar en el mercado internacional.

El presidente Jorge Blanco dispuso extremas medidas de austeridad recomendadas por el FMI.

También habían denuncias de corrupción en el Gobierno.

Repuesta del Gobierno

Durante la mañana del lunes 24 de abril las protestas fueron enfrentadas por tropas antimotines de la Policía Nacional dejando alrededor de 10 muertos y decenas de heridos.

Los acontecimientos de ese día obligaron a Jorge Blanco a reunir el Consejo de Gobierno con la participación del líder de su organización el extinto José Francisco Peña Gómez.

A la mañana siguiente, martes 25 de abril el Gobierno dispuso que soldados del Batallón de Cazadores de Constanza y otras unidades élites salieran a las calles y dispararan a los manifestantes.

En los barrios más populares de la zona norte se registraban saqueos y quemas de autobuses públicos y privados.

Del barrio Capotillo, las protestas pasaron rápidamente a los sectores Simón Bolívar, Gualey, Cristo Rey, Villa Juana y Villas Agrícolas y otros.

Luego, los movimientos antigubernamentales alcanzaron Los Mina, Villa Duarte, Herrera y Los Alcarrizos.

La mañana del martes, la poblada tomó varios sectores de la parte baja de la ciudad dónde la Policía hacía esfuerzos por mantener despejadas las principales vías.

Solo en la parte céntrica de la ciudad y áreas residenciales de clase alta y media no se reportaron disturbios.

Los reportes oficiales daban cuenta de más de 125 personas muertas y cientos de heridos y detenidos.

Mientras la prensa aseguraba que los muertos superaban los 200, los heridos más de un millar y miles de detenidos en todo el país.

Las morgues de los hospitales no daban abastos, las emergencias de los hospitales estaban llenas de heridos y todas las dotaciones policiales y militares llenas de detenidos y golpeados.

¿Por qué la militarización?

Ese acontecimiento sangriento, unido a la conmemoración del estallido de la guerra de abril, precisamente el día 24, pero de 1965 dejó desde entonces en los gobiernos subsiguientes el fantasma de que después de la Semana Santa, la población podría volver a tomar las calles para protestas contras las medidas económicas.

Aunque ahora no se conoce del acuartelamiento de soldados y policías, esa ha sido la práctica desde ese entonces.

En algunos puntos de la ciudad fueron desplegadas tanquetas y otros vehículos militares y policiales.

En Sanaba Perdida, Villa Mella, Los Mina, Alma Rosa, Mendoza, Almirante, Villa Liberación, El Tamarindo, ensanche Ozama, Villa Duarte, La Isabelita, Los Mameyes, fueron desplegados soldados de la Fuerza Aérea y de la Armada Dominicana.

También en las avenidas Padre Castellanos, Nicolás de Ovando, Máximo Gómez, Duarte, Independencia, Luperón y otras del Distrito Nacional también se observaron miembros del Ejército Dominicano.

Lo mismo se observó en sectores de Herrera, Los Alcarrizos, Pantoja, Los Girasoles, Manoguayabo y otros de la parte Oeste del Gran Santo Domingo.

A pesar de la militarización de la ciudad, no se han reportado protestas en ningún sector del Gran Santo Domingo.

Compartir:
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •