Un adiós inesperado

Olga Capellán
José Francisco Peña Gómez, 20 años después

Por Olga Capellán

Rafael Nova, compañero, amigo como hermano por más de 40 años, en el día de ayer se marchó para siempre sin decir adiós a quienes fuimos sus allegados, casi como parte de su familia, dejándonos con un triste vacío de saber de qué ya no se encuentra entre nosotros.

Si, Rafael Nova, ese titán de titanes que por más de 50 años dedicó su vida a las actividades clubísticas, culturales y educativas, dejando su legado a miles de jóvenes que por tantos años estuvieron bajo su orientación.

Su amor por la cultura y el deporte, fue uno de sus principales nortes, aferrado además a la política revolucionaria, hombre sin miedo, quien salvó la vida milagrosamente, ya que sus compañeros clubisticos no tuvieron la misma suerte para dicha nuestra, cuando aquel 9 de Octubre del año 1971, 5 de ellos fueron secuestrados mientras participaban en el velatorio de un miembros de dicho club en el barrio 27 de Febrero, quienes fueron vilmente asesinados por la llamada Banda Colorá y sus cuerpos esparcidos por diversos rincones de la esfera nacional, en tiempo del régimen de los 12 años de Joaquín Balaguer.

Todos estos jóvenes formaban parte del Club Héctor J. Díaz, del cual Rafael Nova fue su presidente por largos años, cuando en aquellos tiempos tan difíciles era un pecado mortal ser estudiante o pertenecer a una asociación cultural, pero él fue algo más que eso, miembro de la Juventud Revolucionaria Dominicana (JRD) en el Distrito Nacional, hombre de confianza del Dr. José Francisco Peña Gómez, líder máximo del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Rafael Nova, fue un compañero ejemplar, amable con todo el que le rodeó, convencido ser humano, que siempre aportó lo que pudo a favor de sus semejantes, hoy solo nos queda rogar a Dios para que le brinde un buen lugar en su última morada, y le de Gloria Eterna para que descase en paz.

A Nova se sobreviven su esposa Margarita Ramírez, sus hijos Prisley Euri, Odesis Margarita, Aleikins, Yuneiky, Yokasti, Owen y Lenín, a quienes extendemos nuestra más sentidas condolencias, y rogamos al Todo Creador para que le brinde suficiente fortaleza, y así puedan reparar el terrible dolor.

Descansa en paz Rafael Nova, aunque te fuiste sin decir adiós a todos los seres que te quisimos, te aseguramos que volveremos todos a encontrarnos en un evento ampliado como siempre lo soñaste, yo Olga Capellán, en nombre de todos tus ex compañeros de la Juventud Revolucionaria Dominicana, solo te digo un hasta luego. RIP, amén.

Compartir:
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •