Que a nadie se le ocurra haberme visto con las manos sucias

Olga Capellán
Que a nadie se le ocurra haberme visto con las manos sucias

A la opinión pública en general

Por Olga Capellán

Olga Capellán, quién suscribe Lic. En Ciencias de la Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) con título reconocido por el Ministerio de Educación de Alemania y el Senado de Berlín, miembro activa del Colegio Dominicano de Periodistas profesionales (CDP) Cod.:C3-125.

Consciente de los riegos que como profesional de la información, en momentos que el ejercicio del periodismo se hace más difícil a nivel internacional, con una cifra de más de 2,000 periodistas asesinados en los últimos 25 años, solo por decir la verdad.

Olga Capellán con casi 40 años de ejercicio profesional en el periodismo, en su mayoría radial y escrito, quien solo se avoca decir la verdad, tras el resultado final de cada investigación, tomando en cuenta no ser una periodista de oído, sino de investigación.

Pero esta vez solo quiero contestar al diputado Marcos Cross Sánchez, luego de sus negativos comentarios sobre nuestro trabajo profesional como si con ello tratase de disfrazar la verdad de los hechos, al referirnos a la alta suma de dinero que entrega el Congreso Nacional a cada uno de sus miembros para la celebración de eventos con motivo del día de las madres, dinero este que entendemos debe ser invertido en las respectivas circunscripciones donde cada uno de los diputados ha sido electo.

El honorable diputado Marcos Cross Sánchez, al parecer se sintió aludido luego que pidiéramos que se transparenten en sentido general los fondos que salen del Congreso Nacional, y hemos sido responsable y categórico, tomando en cuenta que somos todos los ciudadanos del país que pagando nuestros impuestos financiamos todas las actividades económicas que se realizan en todas las instituciones del Estado.

Es de todo conocido que en la República Dominicana se practica mucho el clientelismo político, y que con muy poca monta invertida se consiguen adeptos para que aplaudan las acciones de ciertos sectores de nuestra sociedad, situación está que algunos políticos han trasladados hacia Europa, aun sabiendo que en estos países el clientelismo político es penado por las leyes.

El diputado Cross Sánchez, de una forma beligerante trató de empañar nuestra labor profesional, al acusarme de ser una “Pluma Alegre”.

Es bien cierto que mi trabajo lo hago con alegría y devoción, muy lejos de ser una pluma alegre, porque lo hago con amor a favor de nuestra comunidad.

Pues no señor diputado, nuestro trabajo lo realizamos con su debida investigación, con la única intención de ser creíble, y así lo hacemos, pues no soy “Pluma Alegre” como usted dice, y mucho menos mentirosa, pero llámeme como usted lo considere, porque sé que no tiene argumento para hacerlo de otra forma, ahora bien, que no se le ocurra a nadie decir que me ha visto con las manos sucias, pues mis manos nunca se han manchado, a pesar de venir de una familia campesina y pobre a la vez, porque mis padres aún con estas condiciones me criaron con valores morales.

Pero en todo esto hay algo extraño que coincide con la fecha de la emisión de su carta publicada a través del periódico digital Amo Dominicana. Ese mismo día fui llamada por la vía telefónica por algunos colegas periodistas que quisieron confirmar la veracidad de mi supuesto fallecimiento, pero que coincidencia honorable diputado.

Quiero que sepa que no le estoy acusando, pero si algo me pasa es solo pura coincidencia, es por ello que pongo en conocimiento de dicha situación y de manera pública al Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) y al presidente de la república Lic. Danilo Medina Sánchez, y al pueblo en general para que estén en alerta, porque a mí nadie me amedrenta, y solo con la muerte me callarán para que no diga la verdad.

Soy un ente social, que pongo mi servicio a favor del Colectivo Dominicano en el Exterior desde hace 30 años, soy transparente como el agua cristina, y si fuese necesario moriré como Galileo Galilei

Compartir:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •