Socorro Medio Ambiente, DIGESETT y Ayuntamiento del DN

Ángel Vargas
Socorro Medio Ambiente, DIGESETT y Ayuntamiento del DN

Por Ángel Vargas

Son las seis de la mañana y ya hay una competencia feroz entre una Platanera (camioneta llena de plátanos para la venta) y un fanático religioso clamando la llegada de Cristo. Por otro lado un motoconcho con una bocina de camión tocándola para que le abran paso. Y yo que pensaba dormir la mañana del domingo uff.

Ni modo, me levanto, pongo la greca y mientras tanto me dedico a pedir socorro a las autoridades de Medio Ambiente y Recursos Naturales, al alcalde del Distrito Nacional, a las autoridades de la Digeset (otrora AMET) y a quien sea que tenga testículos para resolver el problema del escándalo que producen las bocinas de motores, autos, camiones y fanáticos religiosos, así como las plataneras.

Me pueden alegar que es su medio de vida (en el caso de los fanáticos religiosos no lo creo) y que tienen derecho a ganarse la vida; y yo pregunto: ¿y mi derecho a descansar?

El Art. 2. De la ley 64-00 que crea el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales establece que “Las disposiciones contenidas en la presente ley son de orden público” esto a propósito de que las autoridades de las instituciones anteriormente mencionadas se le olviden sus funciones. Pues en mi pedido de socorro contra la bulla de esos fenómenos tomo la carta sustantiva de la nación y leo que: constituyen deberes del Estado prevenir la contaminación, proteger y mantener el medio ambiente en provecho de las presentes y futuras generaciones. En consecuencias…(art. 68 de la constitución dominicana).

O sea, el Estado está obligado a mantener un ambiente sano para mí (por ser nacional y ciudadano dominicano) y no permitir que nadie perturbe la tranquilidad por muy padre de familia que sea (también lo soy) o muy cristiano o ateo que fuere.

No es posible que si el Estado esta obliga a: La prevención, regulación y control de cualquiera de las causas o actividades que causen deterioro del medio ambiente, contaminación de los ecosistemas y la degradación, alteración y destrucción del patrimonio natural y cultural; (ART. 15 de la ley 64-00) , el mismo Estado permita tanto desorden y bullicio a tan temprana hora de la mañana y más de un domingo cualquiera.

Pero la ley 64-00 aun es más clara y define la contaminación sónica: como sonidos que por su nivel, prolongación o frecuencia afecten la salud humana, la calidad de vida de la población y el funcionamiento de los ecosistemas, sobrepasando los niveles permisibles legalmente establecidos.

Les recuerdo a las autoridades del Ayuntamiento (perdón, Alcaldía) que el Art. 114.- de la ley 64-00, le da la responsabilidad junto al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en y la policía municipal, regular la emisión de ruidos y sonidos molestos o dañinos al medio ambiente y la salud, en el aire y en las zonas residenciales de las áreas urbanas y rurales, así como el uso fijo o ambulatorio de altoparlantes. Y el Art. 115.- señala que: Se prohíbe la emisión de ruidos producidos por la falta del silenciador de escape o su funcionamiento defectuoso, de plantas eléctricas, vehículos de motor, así como el uso en vehículos particulares de sirenas o bocinas, que en razón de la naturaleza de su utilidad corresponden a los servicios policiales, de ambulancias, de carros de bomberos o de embarcaciones marítimas necesarias.

Por otro lado, la nueva ley 63-17 que rige el uso de vehículos en nuestro país establece en el Artículo 227.- Aviso con bocina. Los conductores que circulen en zonas urbanas no harán uso de la bocina.

Sin embargo, deberán dar aviso audible con la misma en las zonas rurales provistas de lugares con poca visibilidad o cuando las características de las vías públicas y las circunstancias del tránsito lo ameriten para alertar sobre su presencia y garantizar la seguridad vial. Todo conductor que viole esta disposición será sancionado con el pago de una multa equivalente a un (1) salario mínimo del que impere en el sector público centralizado y la reducción de los puntos en la licencia que determine el reglamento de puntos.

Párrafo.- El uso de bocina en la zona urbana será únicamente permitido cuando dicha alerta sea indispensable para evitar un accidente. Y más adelante agrega: Artículo 228.- Uso de pitos, sirenas y bocinas. Queda prohibido el uso en vehículos de motor de pitos, sirenas y bocinas. Esta disposición no será aplicable a vehículos debidamente identificados como transporte para emergencias de la presente ley. Los conductores que violen esta disposición serán castigados con una multa equivalente de uno (1) a tres (3) salarios mínimos del que impere en el sector público centralizado y la reducción de los puntos en la licencia que determine el reglamento.

Párrafo.- En el caso en que un agente de la DIGESETT compruebe la instalación o uso de pitos, sirenas y bocinas en cualquier vehículo en violación a las disposiciones de este artículo, podrá retener el equipo en cuestión.

Finalmente les ruego al MMA, a la DIGESETT y al Ayuntamiento del Distrito Nacional, que cumplan con las leyes de medio ambiente, de tránsito y sobre todo con la constitución de la Republica. Ustedes fueron designados en esos cargos para hacer cumplir la ley. HAGANLO.

Angelvargas2707@hotmail.com

Compartir:
  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •