Jueves, 21 Septiembre 2017

Por Genris García

marcha verde sfm 11SAN FRANCISCO DE MACORIS, Duarte.- Los vaticinios de lluvias torrenciales no se registraron en esta ciudad colocada en “alerta roja” en la víspera de marcha verde  y miles desafiaron la advertencia y caminaron por sus calles de verde contra la corrupción y por el cese de la impunidad.

El sol se impuso a los negros nubarrones para que los verdes brillaran en sus reclamos de castigo a los corruptos, de ahora y de antes.

Sin embargo, muchos marcharan sombrillas en manos para cubrirse del sol y protegerse de los aguaceros anunciados, pero que no llegaron.

 No cayó una gota de lluvia y el colectivo verde marchó desde la esquina formada por las avenidas José María Imbert y Frank Grullón, hasta la intersección formada por las calles Gaspar Hernández y Castillo, donde culminó con la lectura del “Manifiesto de San Francisco de Macorís”.

Llegaron de todos los pueblos del nordeste, de la Línea Noroeste y el Sur Profundo, sin dejar los del Gran Santo Domingo y algunos pueblos del Este.

No faltaron los que marcharon con sus hijos en brazos o en coches, con sus perros, y hasta con su iguana, los que fueron en sillas de ruedas, muletas o con andadores, los viejos y los jóvenes, todos bajo una misma consigna “a la cárcel los corruptos”.

La periodista Altagracia Salazar, una activista del movimiento verde posteo en su cuenta de twitter “el solazo de la alerta roja #SFMMarcha”, mofándose de la “alerta roja” de los organismos de protección civil.

Y así caminaron varios kilómetros vigilados por tropas policiales locales, de Santo Domingo y otros pueblos.

A todo lo largo de la ruta fueron colocados cordones de seguridad, compuestos por Policías Municipales, y del Comité de Orden de los organizadores de la protesta.

Los agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte (Amet) se encargaban de encausar el tránsito en sus estrechas calles.

Los frentes de las casas estaban limpios y las calles por donde pasaron los manifestantes fueron dejadas impecables, como para no dejarle trabajo a los mal pagos trabajadores municipales.

Esta ciudad tiene fama de sus violentas manifestaciones con neumáticos incendiados, barricadas en la avenida Libertad, pedreas y balaceras con la Policía, pero este domingo, aunque se movilizaron por miles, no sonó un disparo, ni se incendió una llanta vieja.

Los policías llegados de otras ciudades, incluyendo la capital fueron despachados a sus cuarteles, cuando empezaron a salir los primeros autobuses de regreso a los pueblos invitados.

Se multiplican los colores

Poco a poco, la marcha verde va tomando otros colores con la incursión de las banderas de partidos, movimiento, grupos estudiantiles y colectivos populares que no hacen caso a los organizadores que piden no llevar símbolos particulares.

Aunque miles participan, por distintas motivaciones, no todos se quedan a escuchar los discursos o disfrutar de las juveniles presentaciones artísticas.

Muchos se marchan al llegar a la tribuna y se van a caminar por la ciudad, a buscar una sombrita o simplemente a saciar su sed con una cerveza, pero ahí mantienen la coherencia, ya que esta, casi siempre es verde.

Manifiesto de San Francisco de Macorís

Como en las marchas anteriores, San Francisco de Macorís también tuvo su manifiesto y la lectura estuvo a cargo del sacerdote católico Ramón Alejo, mejor conocido como El padre Moncho.

“Las movilizaciones verdes podría convertirse en rebeldía y dirigir hacía los corruptos y sus aliados la peor catástrofe jamás pensada”, subrayó el religioso desde la tribuna.

Luego de deplorar el supuesto uso por el gobierno de “la avasallante maquinaria mediática” para tratar de “desvirtuar las certeras evidencias que lo incriminan como principal responsable, junto a la cúpula de su partidos, de los más escandalosos y bochornosos actos de corrupción registrados en el país en los años recientes”.

También criticaron la homologación del pacto entre el Estado dominicano y Odebrecht, el que definieron como  acuerdo “de impunidad”.

Agregaron que “la maldita corrupción institucionalizada por gobernantes y políticos sin escrúpulos y su consabida impunidad es una causa fundamental del actual estado de descomposición social que padece la sociedad dominicana”.

“Esta triste realidad, -agregan- es causa del deterioro, de la descomposición social, de la miseria en que sobreviven millones de dominicanas y dominicanos, de la delincuencia criminal que azota a nuestro pueblo y crea un generalizado estado de incertidumbre e inseguridad en la sociedad dominicana”.

La marcha inició puntual, a las 10:00 de la mañana, con personas llegadas desde Santiago Rodríguez, Barahona, La Romana, Santiago, Esperanza, el Gran Santo Domingo, y los pueblos del Nordeste.

Vinieron de Moca, Salcedo, Cotuí, Nagua, El Limón de Samaná, La Vega, Bonao y otros pueblos que desafiaron las lluvias que encontraron en el trayecto, pero se encontraron con un sol que lo hizo sudar la gota gorda.

El padre Moncho levantó la voz como si estuviera en el púlpito, y su voz se multiplicó en los altoparlantes, en las guaguas anunciadoras, en las transmisiones en directos de la televisión y la radio local, así como en las redes sociales, “qué lo escuchen todos los políticos corruptos, la marcha verde es un movimiento pacífico”.

Indicó que decenas de miles de dominicanos y dominicanas, fundamentalmente jóvenes, enarbolando el paradigma anti corrupción e impunidad “nos manifestamos y reclamamos con firmeza indomable e indoblegable un régimen político de consecuencias para los delincuentes”.

No conforme, el Padre Moncho levantó su mano derecha y su advertencia se sintió en los arrozales de las llanuras, en las plantaciones de cacao, en el moribundo río Jaya,  y allá en la Loma Quita Espuela, las aves levantaron vuelo cuando escucharon “no abusen, señores del poder, de la paciencia del pueblo”.

CONTENIDO RELACIONADO:

COE declara provincias en alerta roja, verde y amarilla

COE disminuye alerta roja y coloca 24 provincias en verde y amarilla

"Manifiesto del Cibao" contra la corrupción y la impunidad

Miles marchan en el Cibao contra la corrupción y la impunidad

Libro Verde llega al Palacio Nacional (Fotos)

Marcha sin límites contra la corrupción y la impunidad

Gente de todos los extractos sociales piden fin de la corrupción

ViGilando a MARÍA

Banner 300x250 1