Viernes, 22 Septiembre 2017

Por Genris García y Anny Santos

azua marcha 01AZUA.- Miles de personas marcharon este domingo de verde en esta ciudad contra la corrupción y por el fin de la impunidad bajo un ardiente sol que quemaba la piel y secaba las gargantas de dónde salían las consignas en un recorrido de alrededor de tres kilómetros.

Llegaron de todo el sur, otros cruzaron la cordillera Central y las llanuras del Este y el nordeste para la cita verde que exige castigo para los sobornados por la empresa brasileña Odebrecht y otros hechos de corrupción.

Desde Bombita a la salida de la ciudad que conduce al sur profundo hasta casi los pies del cacique Enriquillo, los manifestantes anticorrupción caminaron con vestimentas verdes y llevando pancartas alusivas a sus demandas.

La Marcha Verde recorrió los barrios Simón Streder, El Centro y concluyeron en La Colonia.

Obreros y campesinos, profesionales y estudiantes, marginados sociales y acomodados económicos, opositores y hasta gobiernistas se fundieron en dos consignas no más impunidad y castigo a los corruptos.

En los barrios, los vecinos se asomaban a las puertas, ventanas y techos de sus casas con lienzos verdes o ramas del mismo color como muestra de simpatía con los caminantes.

Los pobres llegaban en autobuses calurosos, en motoconchos, a pies, mientras otros en lujosas todoterrenos que enfriaban hasta el pensamiento.

Bajaban y subían, subían y bajaban con el mismo propósito.

El tránsito se “trancó” por todas partes y los que iban rumbo a dónde el Sur acumula más pobreza vieron retrasar su viaje.

Lo mismo ocurrió con los que salían del agreste sur y se dirigían a Santo Domingo y otras ciudades, a pesar del esfuerzo de los agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte (Amet), quienes desviaban el tránsito y retuvieron patanas mientras los verdes marchaban.

Es que sus calles se llenaron de autobuses que llegaron de la Línea Noroeste, del Corazón del Cibao, de la planicie oriental y de los arrozales del nordeste.

De las alturas de la cordillera hasta los urbanos de la metrópolis empezaron a buscar sus espacios con los primeros rayos del sol.

Un señor, me contó que salió a las 3:30 de la madrugada desde La Maguana, una comunidad de gente apacible y trabajadora, de Santiago Rodríguez, cuna de los restauradores.

Este domingo 21 de mayo los azuanos se levantaron contra la corrupción y la impunidad como lo hicieron el 19 de marzo de 1844 para sellar el movimiento independentista que detonó con el trabucazo de Mella la noche del 27 de febrero de ese mismo año.

Sin machetes, ni cañones, ni piedras, azuanos y gente venidas de otros pueblos se movilizaron con la firme decisión de levantar un muro contra la corrupción y la impunidad.

No faltaron provocadores que no lograron sus objetivos.

Mientras decenas de policías llegados de otras ciudades vigilaban la marcha verde sin intervenir aunque esta concluyó al frente de su cuartel general en esta ciudad.

Atraen la atención

Los ojos y oídos del país estaban atentos a los latidos de Azua.

Allí llegaron todos los medios de comunicación con sede en la capital y otras provincias.

También las agencias de prensa internacionales movilizaron sus mejores reporteros a la cuna de la cultura del sur.

No faltaron periodistas independientes que abrazan las causas contra la corrupción.

La Proclama del Sur

El dirigente campesino Antonio Hero Pérez, quien tuvo a cargo la lectura de lo que definen como “Proclama del Sur denunció que la   corrupción y la impunidad “ejercidas y promovidas desde el Palacio Nacional son responsables de los altos niveles de pobreza que se padecen en las comunidades del Sur de República Dominicana, donde más de 70 de cada 100 hogares son pobres, casi un 100% en las provincias fronterizas”.

Según el movimiento, los más de US$2,000 millones en sobrevaluaciones de obras de Odebrecht habrían logrado cambiar gran pate de la realidad de la zona.

Dicen que cada peso alegadamente robado en el caso Odebrecht es un peso que pudo servir para construir la presa de Monte Grande, “adecentar nuestros hospitales, rehabilitar proyectos agrarios, sistemas de riego, construir acueductos, puentes y la ciudad universitaria en Azua, además de mejorar las condiciones de nuestras comunidades, de nuestras mujeres y generar esperanzas en la juventud”.

Igualmente atribuyen al presidente Danilo Medina obstruir la Justicia y de supuestamente colocarse al margen de la ley en el caso Odebrecht.

“No más silencio señor Presidente, dé la cara como han hecho otros presidentes latinoamericanos. Llegó la hora de hablar claro. Llegaron los hombres de los sobornados desde Brasil y aun así su Procurador sigue con sus tácticas dilatorias buscando bajaderos para posibilitar las componendas y una nueva burla al pueblo”.

Igualmente condenaron las acciones del Gobierno para provocar y distraer de sus objetivos y forma pacíficas al movimiento ciudadano que solo exige justicia, y citaron como ejemplo la colocación de drogas a un activista en Moca y la violencia policial frente a la Procuraduría General contra jóvenes y legisladores.

Señalan que sus tres demandas principales son  “cárcel a los corruptos, recuperación de lo robado y anulación de los contratos con la multinacional mafiosa”.

ViGilando a MARÍA

Banner 300x250 1