Sábado, 23 Septiembre 2017

La llaman el “triángulo de la muerte”

Por Genris García

botadero de muertos alberto beltran cedulaSANTO DOMINGO ESTE.- La Ciudad del Almirante tiene una calle que con el paso de los años se ha convertido en un botadero de muertos por la cantidad de cadáveres que en ella se han encontrado y el misterio del origen de sus muertes.

Es la Diego Alvarado, una pequeña calle de unos 700 metros convertida en mercado diurno y cementerio nocturno.

La referida vía inicia en la avenida Mella (antigua carretera Mella) y concluye en la calle Juan Espinosa del referido sector.

De acuerdo a la contabilidad de los vecinos, por lo menos seis cadáveres han sido encontrados en la referida vía.

Una de las últimas víctimas fue el joven Alberto Beltrán, de 25 años, quien fue abandonado agonizante por un motociclista en marcha la noche del pasado  lunes 3 de este mes.

Beltrán falleció momentos después de ser trasladado por paramédicos del Sistema de Emergencia 911 al Hospital Militar Ramón de Lara, en San Isidro.

Sin embargo, no está claro el caso. Antes de morir dijo que fue víctima de un asalto, pero otros, quienes aseguran que este vivía en San Luis, creen que era un atracador baleado en alguna fechoría.

Dos días después fue asesinado por la espalda el chofer Yovanny Alexander Batista Ferreras, de 35 años, residente en el sector de Invivienda.

Este fue baleado por la espalda por un hombre no identificado cuando apenas despertaba el día el miércoles 5 de este mes.

Su cuerpo quedó tendido en un pequeño parque ubicado en las esquinas formadas avenidas Mella y La Pista.

Sobre el caso, una fuente policial dijo que no se trató de una víctima de la delincuencia, pero no entraron en mayores detalles.

Este solo tenía dos días laborando en laRuta 20 de carro que cubre el tramo carretera Mella-Almirante-Zona Franca-Hipódromo, en este municipio.

El pasado 6 de abril fue encontrado el cadáver de un hombre de unos 45 años, 5-6 de estatura y de unas 200 libras, con signos de violencias en un solar baldío de la referida vía. Vestía un bóxer color gris.

Según mercaderes que descubrieron el cadáver en descomposición, la víctima presentaba un golpe contuso en la cabeza.

El cadáver fue trasladado al Instituto de Patología Forense, pero a pesar del tiempo transcurrido, todavía no ha sido identificado por la Policía.

“No tenía documentos y nadie ha reclamado el cuerpo” dijo un oficial ligado a las investigaciones del caso.

 Vecinos señalan que en un vertedero improvisado ubicado en la calle Diego Alvarado con avenida La Pista, fue encontrada la cabeza de un hombre en una funda negra, hace cerca de dos años.

El macabro hallazgo lo hicieron trabajadores municipales que dieron parte a la Policía.

De este caso tampoco se conoció si la Policía logró identificarlo y dar con los responsables del crimen.

Unos años antes, fue encontrado colgando en una vieja construcción sin terminar,  el cuerpo de otro hombre que carecía de documentos.

De acuerdo a personas que estuvieron en la escena, al parecer no se trató de un suicidio, ya que la altura no alcanzaba para ahorcarse y más bien consideran que fue colgado en el lugar.

Otros recuerdan que hace alrededor de 12 años fue encontrado en una cañada que pasa por la zona el cadáver de un taxista, quien al parecer fue víctima de un asalto.

Aunque en el día la calle Diego Alvarado, que se ubica al sur de la avenida Mella, es un enjambre humano en el que se topetan mercaderes y compradores, por las noches la tiniebla se apodera de sus espacios.

Incluso, muchos temen caminar por la calle de apenas dos cuadras, ya que allí operan asaltantes motorizados que arrebatan carteras a mujeres que regresan por las noches de sus trabajos o centros de estudios.

Esto ocurre a pesar de que en los últimos meses se nota una mayor presencia policial.

Es tanto el miedo a ese lugar, que los controles de la Ruta 99 de Fenatrano, que opera entre El Almirante y la avenida Duarte se retiran a las 6:00 de la tarde y la mayoría de los choferes temen llegar hasta el control por temor a ser víctimas de asaltos.

Muy pocos se arriesgan a caminal de noche por el triángulo que forman las avenidas Mella, La Pista y la calle Diego Alvarado, ya que temen quedar atrapados en el “Triángulo de la muerte”, como algunos lo denominan.

Es que en la zona no hay alumbrado público y las escasas luces que a veces encienden corresponden a una fábrica de zapatos y una procesadora de agua. El Mercado Municipal posee lámparas, pero en su mayoría no funcionan.

En las últimas noches, al parecer movido por los crímenes más recientes, la Policía ha colocado un camión de esa institución en el punto crítico para “darle calor a la zona que está muy oscura”, comentó uno de los agentes consultados por vigilanteinformativo.com.

Personas que llagaban alrededor de las 10:00 de la noche dijeron que la Policía debería establecer una patrulla todas las noches por lo menos hasta que llega la última OMSA y así evitar que sean víctimas de atracos y agresiones de parte de delincuentes.

En la referida vía no hay cruces ni lápidas, tal vez porque los familiares no saben que allí perdieron a sus seres queridos, ni eran muertos de renombre.

 CONTENIDO RELACIONADO:

Muere hombre baleado en circunstancia no aclarada

Asesinan a tiro chofer del transporte público en El Almirante

ViGilando a MARÍA

Banner 300x250 1