Asaltan y golpean trabajadora sexual en la Charles de Gaulle

Por Genris García

Personal del 911 traslada al Darío Contreras la trabajadora sexual asaltada SANTO DOMINGO ESTE.– Una trabajadora sexual fue asaltada y fuertemente golpeada por un hombre que le pidió sus servicios en la avenida Charles de Gaulle, próximo al puente Juan Carlos, dónde este jueves santo fue “a buscársela”.

V. P., de 30 años, madre de un niño de 8 años, y con residencia en el barrio Capotillo fue recogida por personal del Sistema de Emergencia 911 que la llevaron al Hospital Traumatológico Doctor Darío Contreras, con golpes en la cara, la cabeza y uno de sus brazos.

Trabajadora sexual golpeada en la cabezaLa diminuta mujer pelirrojas dijo que el hombre, del que no sabe su nombre, y a quien definió como de tez morena, flaco y alto, vestía pantalón jean azul y poloché marrón aprovechó que ella se encontraba sola para golpearla y robarle los mil pesos que se había ganado con otros servicios que había prestado.

La chica contó a VIGILANTEINFORMATIVO.COM que siempre “se la busca” en la avenida España, próximo al Acuario Nacional, pero al Ayuntamiento de Santo Domingo Este cerrar la vía para los actos con motivo del feriado de Semana Santa, se fue a la avenida Charles de Gaulle, más allá del Puente Juan Carlos en busca de clientes.

Dijo que el hombre la agarró por el cuello y la golpeó al parecer con una botella de ron que tenía dejándola inconsciente hasta que llegaron los socorristas del 911.

Reveló que se ganaba la vida trabajando en casas de familias, pero eso no era insuficiente para sostenerse junto a su hijo, por lo que decidió dedicarse a la prostitución, en lo que ya tiene seis años.

Aseguró que tiene un compañero al que llaman Eddy, quien sabe a lo que ella se dedica y la tarde de este jueves, no tenía forma de comunicarse con él, ya que no posee un celular o teléfono fijo dónde localizarlo.

Muy cerca de dónde V.P. fue asaltada y golpeada funciona un centro de operaciones de emergencias, dónde hay policías, bomberos, socorristas y propagandistas políticos.

La joven mujer vestía un pantalón licra y una poloché color vino se quejaba del dolor mientras esperaba en la sala de Rayo X para que le hicieran una radiografía en la cabeza a fin de determinar la profundidad del golpe que la dejó sin sentido en el montecito dónde se proponía ganarse unos pesos más en sus duro oficio de venta de caricias.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •