Cifra justa: 10 MM para la UASD

Por Francisco Luciano

Francisco Luciano  A cualquiera que no disponga de las informaciones sobre  cuál es la inversión que  realizan los demás Estados de la región centroamericana y caribeña  en sus universidades públicas, le puede parecer  alta  y hasta exagerada la suma de 10 mil millones que ha solicitado, el doctor Iván Grullón Fernández, rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), como presupuesto  para el próximo año 2016.

La inversión en educación superior se mide desde dos (2) parámetros, uno (1) es el monto de la inversión  en proporción  con el Producto Bruto Interno (PBI), de cada país y dos (2) es la inversión per cápita que se hace por estudiante de manera  anual, ambas, medida en dólar estadounidense.

La media  de la inversión en educación superior  realizada por los Estados de Centro América, es de 0.88% del PBI, siendo que  países como Panamá, Ecuador y Costa Rica,  invierten entre el 1,2% y el 2.3%. Mientras que en la República Dominicana la misma ronda el 0.6%.

Cuando se mide la inversión relacionada con el monto en dólares que por cada alumno invierte cada Estado, nos encontramos que, mientras el resto de los países de la región, sin tomar en cuenta a Puerto Rico para realizar el cálculo, invierten una media de US$2,446, nuestro país, invierte apenas US$760 al año en cada estudiante de la UASD.

A continuación presentamos la inversión de algunos países de la región con un desarrollo económico aproximado al de nuestro país, a los fines de dejar ilustrada a la comunidad dominicana, sobre el asunto:

Panamá asigna un presupuesto de 214,5 Millones de dólares, a la Universidad Nacional de Panamá,  para atender  a 56 mil estudiantes, lo que indica una inversión  de US$3,821 dólares anual por alumno.

La Universidad Central de Ecuador, con 50,000 estudiantes, recibe  un presupuesto 116.6 Millones de dólares, para una inversión de US$2,320 por estudiante al año.

La Universidad  de El Salvador sirve a  51,000 estudiantes  con un presupuesto de 61 Millones de dólares,  equivalente a una inversión de US$1,196 dólares por estudiante  al año.

La Universidad de Puerto Rico, con  65 mil estudiantes, recibe  un presupuesto del Estado de $881 Millones de dólares, lo que es equivalente a US$13,554 al año por cada estudiante.

Como se ha mostrado,  10 mil millones de pesos  equivalen   US$224.7  Millones, lo que al ser distribuido entre  una población de casi 200 mil estudiantes que tiene la UASD,  equivaldría  a  una inversión de apenas 1,129 dólares  al año por  alumno,  con lo que todavía quedaría por debajo de El Salvador,  país con menos inversión, aunque sería una mejoría significativa frente a los US$760 que se invierte en el presente año por cada alumno.

La  baja inversión en nuestra Universidad,  al tiempo de constituir una amenaza para  su propia calidad, afecta la calidad de la educación básica y media,  y puede explicar, en gran medida, el ¿por qué? Muchas de las debilidades que  acusa la UASD,  por lo  que se hace urgente incrementar su planilla profesoral,  para mejorar, la densidad estudiantil y oferta de sesiones, dos indicadores fundamentales que miden los estándares de calidad dentro del contexto de la enseñanza a nivel superior.

La densidad estudiantil, que actualmente se sitúa en 66 estudiantes por profesor, cuando debe ser de  28 estudiantes por  cada un profesor y la oferta de sesiones  que debe ser ampliada para que  los estudiantes  avancen sus carreras conforme la programación, concluyendo  sus estudios en el tiempo previsto originalmente.

La UASD mejorara su calidad si es atendida como solicita y sus autoridades asumen el compromiso  de sujetar los gastos a lo absolutamente necesario, al tiempo que apliquen medidas tendentes a incrementar los ingresos a partir de los productos y servicios que la academia brinda a la sociedad.

Como hemos mostrado en el presente ejercicio, la solicitud  presupuestaria presentada por la máxima autoridad de la Universidad Autónoma de Santo Domingo,  para el año 2016,  es moderada y se ajusta  a la realidad económica del país,  por lo que debe ser atendida sin regateos.

La garantía de  que los esfuerzos de inversión que se están haciendo   en la educación básica y secundaria, puedan   mejorar la calidad educativa del país, pues está probado que la calidad de la educación a esos niveles solo se mejora, si  los egresados de las Universidades tienen las competencias que les permitan ayudar a elevar la capacidad  cognitivas y a construir una  visión holística en los alumnos  de los demás niveles del sistema educativo nacional.

 El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •