Costos de la convivencia

Por: Redacción

Por Guarionex Concepción

Convivir con los demás debiera ser una materia que la impartieran en escuelas, liceos y universidades. Es quizás lo más complejo de las sociedades.

Coexistir de manera armónica, pacífica, ordenada, normal, es lo más difícil del colectivo. Es algo que se debe cultivar y cuidar mucho.

La irrupción de la pandemia que nos afecta ha puesto en evidencia como esta forma de convivir de todos observa incalculables fallas.

La educación y costumbres de cada quien pone la nota diaria.

Es difícil que usted le diga a alguien que llega a su casa: “¿Vecino, y su mascarilla?”. Es duro hacerlo, aunque todos los circundantes deban saber que es obligatorio su uso.

Esa convivencia, su forma individual, marca la diferencia ahora más que nunca. Hace a las personas observar cosas que antes no percibía.

Por ejemplo: te llegan dos amigos a la casa. Te abren los brazos, te extienden las manos, te hablan a cinco pulgadas de tu rostro. No traen mascarillas. ¿Tú, qué puedes hacer, con gente que hacía largo tiempo no veías? Ellos no saben el alcance de la pandemia. No ven las noticias, no leen los periódicos, no ven los mensajes institucionales, y son gente amiga.

Esa gente alegre, que llegan del exterior y desean saludarte y otros vecinos y más personas, se reúnen en la esquina, compran ron o cervezas, buscan sillas y disfrutan un excelente momento. Nadie tiene mascarilla, y sigue la convivencia.

Oímos la música, las voces, el entusiasmo. Llegan autoridades, se esfuman rápidamente y se vuelven a juntar, cuando se marchan los policías. Todo volverá a ser igual la próxima noche.

Ellos mantienen la pandemia. Se enferman, enferman a esposa, hermanos, padres y a ti, su amigo, a quien visitan, desde luego, sin mascarilla.

Por esas simplezas, se llenan las camas de los hospitales. Por eso la pandemia te mata, o a un ser querido. Por esas buenas personas que se reúnen, gozan la vida, beben y forman los grupos en feliz convivencia, por ellos, estamos condenados los demás a usar mascarillas por mucho tiempo, a cohibirnos de visitar a nuestros familiares y hacer una vida normal, sin pandemia.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas