El Darío Contreras está tranquilo (Fotos)

Por Genris García

dario contreras fachada 31aSANTO DOMINGO ESTE.- El Hospital traumatológico Dr. Darío Contreras permanecía en completa calma las primeras horas de este sábado, 31 de diciembre, en víspera de Año Nuevo.

Las salas de emergencias permanecían desiertas.

Sin embargo, el personal médico y paramédico se prepara para lo peor que suele presentarse en horas de la madrugada, cuando ya los tragos comienzan a hacer sus efectos.

{gallery}dariocontreras31a{/gallery} {jathumbnail off}

Con relación a la noche anterior, se informó que fue “tranquila” y solo se presentaron las urgencias de un día normal.

“La lluvia de anoche ayudó a que muchas personas permanecieran en sus casas y eso evitó muchos accidente, dijo el vocero de prensa, Clarense Veras, quien llegó bien temprano para ponerse al frente de sus funciones.

Por alrededor de tres horas, a las salas de emergencia del principal hospital traumatológico del país no se había presentado ninguna urgencia.

A media mañana, una ambulancia del Sistema de Emergencia 911 llegó con una joven con laceraciones en las piernas y los brazos.

Yohanny de la Cruz dijo que se desplazaba en una motocicleta desde la Caleta hasta Santo Domingo donde trabaja en una banca de lotería.

Sin embargo en las inmediaciones del puente Juan Carlos sufrieron un deslizamiento al “pincharse” un neumático.

Pasadas las 10:00 de la mañana se presentó otra ambulancia del 911, esta vez con un joven severamente golpeado en la cabeza y otras partes del cuerpo.

Juan Luis Espinal de 33 años de edad, como dijo que era su nombre, ya que no portaba documento dijo que fue golpeado por agentes de la Policía Nacional en un destacamento del kilómetro 12 de la carretera Sánchez.

El joven, quien dijo ser “control” de la ruta 66 de guagua dijo que el domingo pasado tuvo un problema con otro hombre y anoche lo detuvieron y los policías lo golpearon.

Aunque hablaba de que fue en una dotación policial en el kilómetro 12, los paramédicos del 911 lo recogieron en la calle Yolanda Guzmán esquina calle 11, de María Auxiliadora.

Sus versiones no eran creíbles, para el personal médico que lo atendía.

“Ahora está tranquilo, pero en la medida que va subiendo el día se va calentando”, aseguró el policía de servicio.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •