El objetivo no es Leonel, la meta es destruir al PLD

Por Jose Miguel Vantroi Reyes

José Miguel Vantroi ReyesLos acontecimientos ocurridos en el Partido de la Liberación Dominicana de alguna manera afectan a toda la sociedad dominicana al ser el partido de gobierno y principal organización política en tamaño e influencia.

Desde los combates entre grupos internos nos llegan las intrigas y fabulaciones, presenciamos cómo grupos externos reclutan otros internos que movidos por intereses y ambiciones articulares, hacen alianzas para imponerse a sus rivales internos.

A continuación lo redactamos de la manera aceptada por la mayoría (Grupos internos coordinan intereses con grupos externos) lo digo en la primera forma porque la mayoría, de quienes se prestan para estas intrigas no ven el panorama completo, donde solo son una pieza del rompe cabeza y sus ambiciones solo una poderosa herramienta para conseguir una meta mucho más grande y ambiciosa. !Acortar la hegemonía del PLD!.

Estos grupos están acostumbrados a mover los hilos para inclinar según convenga la balanza del poder. Están muy incómodos con el rol de colaboradores y decidieron retomar el rol de amos al precio que sea, no importa si destruyen los avances en el sistema de justicia y seguridad jurídica en el proceso o tienen que improvisar un gobierno con las ya conocidas consecuencias de poner el Estado en manos del grupo de desordenados de siempre.

Un PLD fuerte, sin una oposición de contrapeso no encaja en el esquema de esos sectores, que ven como disminuyen sus influencias en la selección y acompañamiento de las administraciones del Estado dominicano.

La mayoría de los peledeístas no han entendido que no se trata de destruir al hombre, lo más importante es destruir el legado de un partido que ha gobernado bien casi 16 años, con gobiernos de amplias realizaciones.

Ahora procuran que toda referencia a esos años sea vinculada a las infamias y fabulaciones promovidas por algunos de sus propios miembros embriagados de poder.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •