Ellos y sus circunstancias

Rafael Peralta Romero
Ellos y sus circunstancias

Por Rafael Peralta Romero/Voces y ecos

Leonel Fernández, expresidente de la República, ha advertido que modificar la Constitución para viabilizar la repostulación del presidente Danilo Medina perjudica la democracia. En verdad, el sistema democrático pierde valor desde el momento en que se juega a la adivinanza de si el mandatario se va a repostular o no.

Con decir que Medina encabeza las preferencias o que presuntos empresarios a los que ayudó a crecer sus capitales lo apoyan, ya se está desvirtuando la democracia. Y más aun cuando algún sujeto desaprensivo proclama que “Él va como quiera”, en franco desafío a la Ley, la prudencia y el sentido ético.

“Una segunda reforma consecutiva a la Constitución de la República con el propósito único de viabilizar una reelección presidencial pone en riesgo la democracia dominicana”. Es lo que ha dicho Fernández. Citó la encuesta de Asisa, según la cual el 71% de la población rechaza modificar la Constitución para fines reeleccionistas.

Es significativo que el propio presidente del PLD, partido del que salen las intenciones de arreglar la Constitución para quitar al presidente Medina el impedimento de optar por un nuevo periodo de gobierno, se una a quienes advierten de los riesgos de infligir otra alteración a la Constitución. Es una señal importante.

Una condición inocultable de los políticos dominicanos es su apego a la circunstanciliadad. Una encuesta indica que presuntamente 24 por ciento de la población apoya adecuar la Constitución para que Medina pueda repostularse. Ellos se acogen a la circunstancia, porque la coyuntura los favorece para sus fines personales.

En el PLD ha predominado la divisa de que “En política se hace lo que conviene a los intereses que uno representa”. Por suerte para nuestra democracia no todos los peledeístas entienden que lo conveniente sea modificar la Constitución. Para todos no es su interés mantener a Medina en la presidencia.

En la presente circunstancia, desfavorece a Fernández un arreglo a la Constitución porque habilitaría a su antagonista en su afán por la nominación presidencial. Pero hay que reconocer la pertinencia de su clamor, como procede señalar la impertinencia de abogar por imponer a Medina más allá de 2020.

Los reeleccionistas están seguros de lo que buscan, ya lo dijo la pensadora Lucía Medina: “con la reelección de mi hermano nos reelegimos todos”. Pero cuando fracasen sus pretensiones y otro, que no sea Danilo Medina, ocupe la poltrona presidencial, asumirán el discurso contrario al de ahora. Todos serán antireeleccionsitas.

“Yo soy yo y mi circunstancia; y si no la salvo a ella no me salvo yo”. Lo ha dicho don José Ortega y Gasset.

rafaelperaltar@gmail.com

Compartir:
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •