Entréguenle su premio a Vargas Llosa

Por Alberto Quezada

Alberto QuezadaNo sé  en  que momento ciertos sectores de la sociedad dominicana van a darse cuenta de que el mundo cambio, que transitamos  querámoslo  o no, hacia un nuevo comportamiento mundial y una nueva visión de las cosas.

Lo que ayer todos veíamos y aceptábamos como bueno y válido  ya hoy no lo es, lo que se veía  en  blanco y negro  ya para muchos tiene matices, en fin, la dinámica del mundo y de los seres humanos que lo  habitan ya es diferente.

Esa realidad  parece no entenderse en  ciertos sectores de la República Dominicana pleno Siglo XXI, dan la impresión de estar a espalda de ésta verdad, parecen estar frisado y cerrado a los nuevos aires y visiones de una nueva época  que los sabios han definido como  la posmodernidad.

A que vienen  estas reflexiones,  veamos. Es un infantilismo  armar una escandalera  y oponerse al   reciente anuncio realizado por el Ministerio de  Cultura en donde se otorga el Premio Internacional Pedro Henríquez Ureña 2016 al novelista peruano Mario Vargas Llosa.

Es inaceptable que en los actuales momentos de cambio que vive la sociedad global y local  ciertos sectores de la sociedad dominicana sigan reproduciendo comportamientos y posiciones tan desfasadas y penosas propias del siglo pasado.

Es necesario que esos sectores entiendan qué ya no es posible continuar con esas posiciones  llenas de fanatismo y carentes de discernimiento,  típicas  de un colectivo que a todas luces se niega  a entender que estamos en otros tiempos, que ya no existe un pensamiento único.

Una  cosa es el Vargas Llosa escritor y otra muy diferente es el ciudadano del mundo que opinó sobre un problema migratorio  de un  país en un momento determinado. Nada tiene que ver una cosa con la otra. Por el amor de Dios. 

No quiero erigirme como defensor de Mario Vargas Llosa, Dios me libre, pero creo de justicia deslindar los campos porque veo que de manera injusta se quiere montar de nuevo  a este país en aquella ola maldita de los años 70 cuando estúpidamente se le prohibió entrar al país, a nada más y nada menos que,  al premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda, con argumentos similares.

A esos sectores que se oponen a que se le otorgue el referido premio al autor del libro ¨ La Civilización del Espectáculo¨ hay que invitarlo a desmontarse de ese carro de la intolerancia y la negación de la dialéctica y colocarse en los cómodos asientos de las naves de la posmodernidad. Esa es una de las maneras de  salir de una vez y por todas de esas  lamentables posiciones que lo que advierten es miopía y escaza visión del momento de cambio que vive el mundo y la República Dominicana.  Entréguenle su premio a Vargas Llosa, es la mejor manera de demostrar nuestro avance democrático.

El autor es periodista y magíster en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo. Quezada. Alberto218@gmail.com  

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •