A enemigo que huye…

Por: Redacción

Por Guarionex Concepción

Es indudable que el presidente Donald Trump no visualizo debidamente las consecuencias de la toma del Capitolio.

Olvido su fama. -que la tiene, buena o mala- y su fortuna, su futuro y el de su nación.

Ya el presidente había dado muestras suficientes de su arrogancia y prepotencia, de sus exabruptos e indolencias por todos y por todo.

En el mundo todas las personas conocen a este hombre, que fue capaz de hacer orinas en uno de los precintos simbólicos sagrados de Estados Unidos. En libros, conferencias, artículos, en la TV, la radio, en periódicos, redes sociales y todos los medios se ha hablado sobre su conducta. De modo que nadie desconoce a Trump.

Al presidente le quedan escasos días para terminar su mandato. De forma que no hay porque acorralarlo. Bastante ha ocurrido. Si alguien quiere votar por él en el futuro, pues, que le vaya bonito.

Lo eligieron en el 2016 sabiendo como es. Es probable que hayan ocurrido pocas cosas, entre las que pueden esperarse de una personalidad como la de Teump. Se podría decir que bien librados han salido los EEUU y el mundo, y ya queda muy poco para que finalice la pesadilla.

El estribillo de una canción muy en boga, al final de los 12 años del fenecido Joaquín Balaguer, para las elecciones de 1978 decía “Váyase en paz, mi compadre, váyase en paz…”A este señor sería bueno hacérsela escuchar, o decir como dijo el político y militar castellano Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, conquistador de Nápoles, allá por los anos de 1400, “A enemigo que huye, puente de plata”.

Que se olviden del juicio político y la Pelosi y demás que se dejen de echar leña al fuego, porque los ciudadanos norteamericanos no soportan un ápice más de incertidumbre y que le construyan el puentecito ese a la carrera de Trump.

Ya tocara a la ley dilucidar la violación de la soberanía del Capitolio y sus cinco muertes.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas