Domingo de justicia

Por: Redacción

Por Guarionex Concepción

La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción (PEPCA) ha brindado un esperanzador amanecer de este domingo, 29 de noviembre, a los dominicanos, después de iniciar apresamientos de ex funcionarios acusados de robo de fondos del Estado.

Son apresamientos que se vienen realizando de manera discreta y sin aparatosidad, tal y como se esperaba de las actuales autoridades.

Una excepción podría ser el caso de un ex ministro de Salud Pública al que apresaron y llevaron en ropa interior. Eso no debió pasar. Pero es un procedimiento que forma parte de una pesada herencia conductual.

De todas maneras, vivimos momentos que no conocíamos en esta media isla. Es un excelente paso dado en el cumplimiento de las ansias de justicia de los dominicanos, existentes y burladas por muchas décadas.

Ahora bien, todo el país espera que estos no sean amáracos para distender y entretener, o peor, una treta para posteriores arreglos intrapartidarios.

Si así fuera estaríamos a expensas de un despertar que podría ser muy calamitoso. Ya los dominicanos, como decía el poeta, nos sabemos todos los cuentos, porque con ellos nos han dormido. Hasta ahora en que el pueblo abrazó el ¡Basta ya! de la Plaza de la Bandera.

Es posible que estemos a expensas de llorar lágrimas de sangre si esta vez, si este domingo de esperanza, se convirtiera en una nueva burla a las aspiraciones de que sean castigados los funcionarios que le roban las oportunidades de desarrollo a millones de dominicanos.

Esos que, viviendo en el lujo y el derroche, se apropiaron de la comida, los medicamentos, la educación, el techo y posibilidades de progreso de tantos necesitados. Tienen que pagar por ello.

Si no, olvidémonos de paz, de buena convivencia y entendimiento, porque lo que se dejó pasar en el anterior gobierno fue la última etapa de genuflexión y blandenguería de la gente lastimada y robada.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas