El otoño inició a las 10:30 de la mañana para República Dominicana

Por: Redacción

Por Genris García

SANTO DOMINGO ESTE, RD.- El equinoccio de otoño para la República Dominicana inició a las 10:30 de la mañana de este martes y se extenderá durante 89 días, finalizando el 21 de diciembre, cuando iniciará el invierno.

Los equinoccios ocurren cuando inicia la primavera y otoño en cada hemisferio terrestre, mientras que los solsticios en las estaciones de verano e invierno.

Durante el equinoccio de otoño tanto el día como la noche tienen casi la misma duración en todo el mundo. A partir de ahí, las noches comenzarán a ser más duraderas que el día, situación que vuelve a cambiar en el equinoccio de primavera.

Esto es producido cuando los rayos del sol inciden en el mismo ángulo tanto en el hemisferio norte como en el sur, por el contrario, en el solsticio, ocurre todo lo contrario, pues en ambos lados del mundo se da el día más corto y el día más largo.

Rafael Cabrera, meteorólogo y pronosticador de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), destaca que el otoño en el país se manifiesta distinto a otras áreas geográficas del mundo.

Asegura que en esta temporada menguan las lluvias.

Destaca que el otoño da paso a la temporada frontal en que las lluvias comienzan a sentirse más en el norte de la República Dominicana, mientras en la zona sur se experimenta una resaca de precipitaciones.

En el Caribe durante esta estación del año tienen a atenuarse las temperaturas calurosas del verano para dar paso a la llegada del invierno.

Contrario a otras latitudes en República Dominicana no es muy característicos ver caer las hojas de los árboles en otoño.

Cabrera asegura que en el Caribe se manifiesta más el verano.

Al preguntarle cual es la razón, el meteorólogo de turno en la Onamet expresa que se debe a que el Caribe se encuentra a unos 18 grados al norte del Ecuador

“En las latitudes medias, en las que se encuentra España, Canadá, y otras nacionales es más significativo el otoño. Se ven más marcados porque los fenómenos son de un tiempo más prolongados”.

Citó el caso de las lluvias que en esas naciones son más prolongadas, mientras en República Dominicana, salvo en tiempo de tormentas o huracanes, los aguaceros suelen durar menos.

En esta estación también es tiempo de ir sacando los abrigos y bufandas tras llegar el fin del verano y aproximarse el invierno.

Cada año el otoño astronómico inicia entre los días 21 y 24 de septiembre. Este es definido por el eje y la órbita de la Tierra alrededor del Sol.

Las estaciones del año son determinadas en el calendario astronómico por la posición de la Tierra en relación con su órbita en torno al sol.

Por otro lado, el otoño meteorológico inicia el primero de septiembre y termina el 30 de noviembre. Esto se debe a que las estaciones meteorológicas se dividen para coincidir con el calendario gregoriano.

Dicha medición ayuda a los meteorólogos en su observación, obteniendo pronósticos del clima más precisos.

Los solsticios y equinoccios son considerados como puntos de transición astronómicos entre estaciones.

La palabra equinoccio proviene del latín aequinoctium que significa «noche igual», y hace referencia a que la noche y el día tienen una duración similar.

Los equinoccios ocurren cuando inicia la primavera y otoño en cada hemisferio terrestre, mientras que los solsticios en las estaciones de verano e invierno.

Durante el equinoccio de otoño tanto el día como la noche tienen casi la misma duración en todo el mundo. A partir de ahí, las noches comenzarán a ser más duraderas que el día, situación que vuelve a cambiar en el equinoccio de primavera.

Esto es producido cuando los rayos del sol inciden en el mismo ángulo tanto en el hemisferio norte como en el sur, por el contrario, en el solsticio, ocurre todo lo contrario, pues en ambos lados del mundo se da el día más corto y el día más largo.

La palabra Otoño proviene del latín autumnus, que significa “estación del año que, astronómicamente, comienza en el equinoccio del mismo nombre y termina en el solsticio de invierno”. En cuanto al período de la vida humana se simboliza cuando se dice que una persona está en el otoño de su vida, con lo que se quiere expresar que va declinando de “la plenitud hacia la vejez”. Pero también, esta estación está relacionada con el color gris y con frecuencia se mencionan los días grises del otoño, o “su cabeza se vistió de otoño”, como metáforas que se utiliza para dar vida a esta época que entrega todo el verdor de la naturaleza para dar paso al invierno.

En los países donde cae nieve el otoño se vive día a día y los árboles desnudan sus ramas y se entregan sin resistencia a las inclemencias del frío.

El misticismo del otoño

Pero el otoño, como todas las estaciones del año, tiene una carga de misticismo muy especial desde las culturas de la antigüedad, ya que se relaciona con la época de la cosecha y la preparación para el invierno, en un periodo de transición que busca el equilibrio y la tranquilidad.

En las épocas pasadas, era también el último periodo que se tenía para aprovechar la luz solar en actividades del campo antes de pasar al invierno, una temporada en donde todo escaseaba y el frío complicada la vida de las personas; por lo tanto, el otoño jugaba un papel fundamental en esta transición de la luminosidad y lo radiante del verano, a la inmovilidad que representaban los últimos meses del año, a la espera nuevamente del resurgimiento de la vida con la llegada de la primavera.

Estas características no son abundantes en el área del Caribe, en que se encuentra ubicada la República Dominicana, dónde el otoño es muy peculiar y a diferencia de otros países, por su ubicación geográfica no se muestran cambios considerables.

Relacionadas