El Pequeño le ve la cara a jueza en Nueva Jersey por lavado de dinero

El Pequeño le ve la cara a jueza en Nueva Jersey por lavado de dinero

Por Genris García

SANTO DOMINGO, RD.- Luis Eduardo Velásquez Cordero (El Pequeño) le vio la cara, aunque por videoconferencia a la jueza federal de distrito Katherine Hayden, en Nueva Jersey por lavado de dinero del narcotráfico en la República Dominicana.

El Pequeño, como se le conoce en el país, fue procesado este jueves en Newark, luego de ser extraditado a los Estados Unidos, anunció el fiscal federal Craig Carpenito.

El dominicano Velázquez-Cordero, de 35 años, se le vincula a la banda que lideraba el narcotraficante César Emilio Peralta (César El Abusador), actualmente preso en Colombia.

El Pequeño está acusado de cinco cargos de lavado de dinero y conspiración para cometer lavado de dinero procedente del negocio de drogas.

La información fue divulgada el pasado viernes 29 de septiembre en el portal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos por la Oficina del Fiscal Federal del Distrito de Nueva Jersey.

De acuerdo al portal “la acusación incluye una sentencia de decomiso de dinero por $80 millones, que representa una parte de la propiedad involucrada en el plan de lavado de dinero”.

Velázquez-Cordero fue arrestado en República Dominicana el 28 de julio de 2020 y aceptó su extradición a Estados Unidos el 31 del mismo mes.

Según el Departamento de Estado, otros ocho acusados han sido acusados en un tribunal federal de Nueva Jersey por lavado de dinero y otros cargos relacionados con la misma conspiración internacional.

Según los documentos presentados en este caso y las declaraciones realizadas en el tribunal:

Desde agosto de 2016 hasta julio de 2020, Velázquez-Cordero ordenó a los conspiradores que operaban en Nueva Jersey, Nueva York y Florida que recogieran millones en ingresos de drogas en efectivo de organizaciones de tráfico de drogas que operan en los EE. UU. E intercambiaran el efectivo por cheques de caja en bancos estadounidenses.

Velázquez-Cordero, según el tribunal, proporcionó el monto de cada cheque, el beneficiario y las cuentas bancarias en las que debían depositarse los cheques. Luego, los cheques se depositaban en las cuentas de los beneficiarios, muchas de las cuales estaban controladas por corporaciones fantasma y se utilizaban exclusivamente como un medio para facilitar el lavado de las ganancias de las drogas ilegales.

Agrega la publicación que “el esquema fue diseñado para ocultar la naturaleza, fuente, propiedad y control de las ganancias de las drogas ilegales a fin de evitar el escrutinio por parte de las instituciones bancarias y de las fuerzas del orden”.

Subraya la publicación que “cada cargo de lavado de dinero conlleva una pena máxima de 20 años de prisión y una multa de $ 500,000 o el doble de la cantidad involucrada en el delito, la que sea mayor”.

Explica que el Fiscal Federal Carpenito acreditó a los agentes especiales de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) y otros agentes especiales para que dieran seguimiento al caso.

Igualmente agradeció a la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) ya su presidente, el almirante José Manuel Cabrera Ulloa por su cooperación en la investigación.

La publicación detalla que “Este caso se está llevando a cabo bajo los auspicios del Grupo de Trabajo de Lucha contra las Drogas del Crimen Organizado (OCDETF). La misión principal del programa OCDETF es identificar, interrumpir y desmantelar las organizaciones más serias de tráfico de drogas, tráfico de armas y lavado de dinero, y los principales responsables del suministro de drogas ilegales del país”.

El gobierno está representado por el Fiscal Federal Auxiliar Jonathan M. Peck de la Unidad de Recuperación de Activos y Lavado de Dinero de la División Criminal en Newark.

Los cargos y acusaciones contenidos en la acusación son meras acusaciones, y se presume que el acusado es inocente a menos que y hasta que se pruebe su culpabilidad.

CONTENIDO RELACIONADO:

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •