El PLD ante la historia

Alberto Quezada
¿PRM a un paso del Palacio?

Por Alberto Quezada

Nunca imaginé que un partido político concebido, fundado y organizado por el profesor Juan Bosch, una de las inteligencias más finas del Continente americano, podría haber llegado a una confrontación política tan absurda.

De verdad que no comprendo y me he gastado horas interminables reflexionando y meditando sobre el porqué un colectivo político usufructuando el poder político y recibiendo el voto mayoritario del pueblo dominicano en los últimos cuatro procesos electorales, haya decidido transitar la senda suicidio como entidad partidaria.

Sinceramente, me resisto a creer y no me cabe en la cabeza la idea, de cómo una organización política fundada por el autor del libro “Composición Social Dominicana” haya caído en la censurable conducta de reproducir prácticas y vicios despreciables.

Pero más aún, tan fuerte ha sido mi incapacidad para comprender lo que ocurre en el Partido de la Liberación Dominicana que he tenido que volver a releer a Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis; a ver si a través de unos de sus test puedo encontrar respuesta de como la psiquis de los individuos (en este caso los que militan y dirigen el PLD) pueden trastornarse y desviarse hacia el camino de la locura irremediable.

En el (PLD) lo que hay en la actual coyuntura es un estado de locura donde muchos de sus dirigentes y simpatizantes están oligofrénicos, psicópatas, neuróticos y sicóticos. Insólito.

Es una nueva ola de egos, caprichos, resentimientos, arrogancia, prepotencia, oportunismo, rencores e intrigas lo que hay desatado, es una verdadera locura colectiva y lo peor de todo es que no hay arbitro válido que pueda parar eso.

Repito, no entiendo como un partido como el PLD con un legado material y espiritual tan inmenso en beneficio del pueblo dominicano y un liderazgo fundamental tan racional, haya podido caer en ese estado crónico de perturbación que lo coloca al borde de la destrucción definitiva. ¿Y yo pienso, me pregunto y digo: Los que están protagonizando este espectáculo de tan mal gusto, ¿han pensado en la historia?

El autor es periodista y magister en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo.quezada.alberto218@gmail.com

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •