El PRM ganaría elecciones por la corrupción peledeísta, pero debe cumplir con las tareas pendientes

¿Qué son las notas de prensa?

Por Danilo Cruz Pichardo

El doctor Guido Gómez Mazara dice haber depositado pruebas, ante la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), donde Gonzalo Castillo, exministro de Obras Públicas, recibió 11 millones de dólares de soborno por parte del exrepresentante de Odebrecht en el país, para que el costo de construcción de la autopista del Coral se dispare de 253,702 a 471,062 millones de dólares.

Se trata de una grave acusación, la cual amerita que la PEPCA proceda de inmediato a investigar las pruebas que el doctor Mazara ha depositado en esa oficina. Es lo que procede conforme a las leyes dominicanas, pero sería pescar de iluso pensar que esa procuraduría cumpliría con su deber. Nunca lo ha hecho.

No es el único caso donde al candidato presidencial peledeísta se le atribuye la comisión de hechos que afectan el interés público, pues siendo ministro de Obras Públicas se le acusó de obtener igualas para Helidosa, compañía de su propiedad, con empresas estatales, tanto centralizadas como descentralizadas, por un monto de 450 millones de pesos al año, en violación al Art. 14 de la ley 340-06 sobre compras y contrataciones, la cual impide que los funcionarios públicos hagan negocios con el Estado.

También al candidato presidencial del PLD se le inculpa del recibo de un préstamo por un monto de 1,200 millones de pesos, de parte del Banco de Reservas, para la empresa Helidosa Aviation Groud, propiedad de Castillo, lo que equivale al 10.5% de la cartera destinada por la banca estatal a las pequeñas y medianas empresas.

Durante los 20 años de gobierno peledeísta se han cometido actos de corrupción pública de todos los tamaños, sin que se conozca una sola sanción ejemplar de la justicia dominicana, pues los gobernantes del PLD se han hecho trajes a la medida con la justicia dominicana, designando a presidentes de la Suprema Corte de Justicia y a procuradores generales de su extrema confianza.

Los altos niveles de corrupción pública e impunidad constituyen las principales preocupaciones de los dominicanos, de conformidad a los estudios de opinión que han salido a luz pública en los últimos días.

En las tres encuestas más creíbles en la opinión pública, la Gallup, Greenberg y Mark Penn/Stagwell, los dominicanos muestran alto grado de rechazo a la corrupción pública y a la impunidad, factores que motivan a optar por un cambio político a favor del Partido Revolucionario Moderno y su candidato presidencial, el licenciado Luis Abinader Corona, quien ha planteado, de forma pública, que una vez llegue a la Presidencia de la República designaría a un procurador general de la República independiente.

La firma Gallup le otorga a Luis Abinader un 53.7%; un 35.5% a Gonzalo Castillo; y un 8.6% al doctor Leonel Fernández. En cambio, la firma encuestadora Greenberg, ofrece a Abinader un 56%, a Castillo un 29% y a Fernández un 12%. Mientras que la encuestadora Mark Penn/Stagwell da al candidato del PRM un 47%, al del PLD un 35, y al de la Fuerza del Pueblo un 11%.

Las medias de los resultados de esas tres prestigiosas firmas conceden a Luis Abinader un 52.2%, lo que revela que las posibilidades de que el candidato presidencial del PRM gane en primera vuelta son muy elevadas.

De las tres firmas de investigación la menos favorable con el candidato del PRM fue la Mark Penn/Stagwell al asignarle un 47%, pero en un estudio donde se contabilizan porcentajes de abstencionistas y de indecisos, lo que hace colegir que ese 47% podría subir al 51 o al 52% en el proceso comicial, en el que sólo se computan votos válidos emitidos. En ese sentido Gonzalo Castillo podría estar ascendiendo también, más o menos, a un 39 o a un 40%.

Sin embargo, el PRM y fuerzas aliadas no pueden distraerse en los resultados de estas encuestas y deben seguir trabajando para cerrar la recta final de la campaña electoral cumpliendo con las tareas pendientes.

El triunfulismo nunca ha sido buen consejero ni en los deportes ni en la política. Se recuerda que el 17 de marzo de 1990 Meldrick Taylor había ganado los 11 primeros asaltos a Julio César Chávez, pero en el asalto número 12 cometió el error de intercambiar golpes con el mexicano, quien lo noqueó faltando siete segundos para que concluya la pelea.

Ese hecho no motiva a hacer un símil con la situación política que vive la República Dominicana, pero es evidente que el PRM y Luis Abinader no pueden confiarse mucho en la Junta Central Electoral y el grueso de sus esfuerzos debe estar dirigido al seguimiento del desenvolvimiento de un tribunal que en gran medida responde al gobierno de Danilo Medina, por lo que es oportuno el momento del envío de abogados que inspiren respeto, como es el caso del doctor Emmanuel Esquea Guerrero y otros juristas dominicanos.

Se cree que el gobierno del PLD viene apostando a una gran abstención electoral para el 5 de julio y para tales fines se viene alarmando a la población con el incremento de los contagios del nuevo coronavirus, e inclusive se habla que podría estar incidentando, con la anuencia de la Policía Electoral, colegios en los que anticipadamente considera estar derrotado.

En cierta medida la JCE es cómplice del PLD gobernante al negarse a la extensión del horario de votación, a pesar que para las primarias peledeístas, del pasado 6 de octubre, permitió que la gente vote hasta en horas de la madrugada del día 7.

Uno de los obstáculos que pretende emplear la JCE, en desmedro de la agilidad del proceso de votación, es desinfectar el lapicero usado por los votantes, lo que podría conllevar tiempo, a pesar que un bolígrafo económico tiene costo al detalle de unos diez pesos, que comprado al por mayor a la propia fábrica podría salir en menos de la mitad.

La mayoría de los analistas electorales coinciden en que la gente acudiría a votar de forma cívica, como siempre, a pesar de la epidemia, que si se produce alguna irregularidad sería con la anuencia de la propia JCE.

El PRM no puede perder de vista que el adversario ha dado muestras de valerse de todos los subterfugios ilegales, contar de no renunciar a los privilegios que otorga el poder, por un lado, pero, por otro lado, por temor a persecución judicial en caso de salir del poder.

Las encuestas de opinión definen un panorama electoral muy claro, pero la doctora Mirian Germán fue inteligente al acudir a la JCE a pedir que la dejen votar, lo que demuestra que es una persona que está actualizada con relación a los eventuales inconvenientes que pueden presentarse el 5 de julio.

danilocruzpichardo@gmail.com

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •