Ojalá que el PRM no tenga que lamentarse

Ojalá que el PRM no tenga que lamentarse

Por Ángel Belisario/¡Más allá de la curva..!

En el Baloncesto la defensa es primordial para ganar el juego. Sí, muy primordial.

Los procesos electorales son como un juego, inclusive de baloncesto, en el cual si no te defiendes, tanto de los jugadores contrarios como de los que organizan el juego cuando muestran evidencia de que están en tu contra, entonces de nada valen los esfuerzos y los proselitismos porque la derrota puede advertirse silente, derrota que en cierto modo no es derrota sino una modalidad fraudulenta perpetrada en tu contra.

Es lo que se percibe desde ya, al escuchar a Gonzalo Castillo anunciar que ganará las elecciones presidenciales de mayo de 2020 en Primera Vuelta.

El Penco, quien podrá ser incoherente al articular y parecer tonto en sus expresiones corporales, tiene las habilidades desarrolladas como para entrar en todas las diabluras que se cuecen desde el Gobierno de Danilo Medina, tanto para malgastar los cuartos del pueblo en provechos y beneficios politiqueros y particulares (muy distante de la transparencia pública) como para que se produzca una hazaña que posibilite que Danilo Medina gobierne en su nombre desde la sombra.

Se ha de esperar que entre los perremeístas no surja la necesidad de conformarse con aquello de que “la alegría en casa de pobre dura poco”, como consecuencia de haber aceptado que las próximas elecciones municipales, congresuales y presidenciales se organicen con el no confiable voto automatizado, no importa que posteriormente haya conteo manual.

¿Acaso el PRM olvidó aquello de que “el perro es huevero aunque le quemen el hocico”?

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •