Para amainar el impacto de la crisis

Para amainar el impacto de la crisis

Por Francisco Luciano

Es necesario adoptar medidas para paliar la situación entendiendo generada por el coronavirus por lo que las autoridades del gobierno deben adoptar las medidas necesarias para asistir a las familias carenciadas, por vía de los programas de asistencia social vigentes, aumentando transitoriamente los recursos de las miles familias que reciben ayudas por la Tarjeta Solidaridad e identificando a los miles que perderán sus ingresos producto de la situación para llevarles asistencia alimentaria y de salud.

Para habilitar los fondos necesarios se requiere una readecuación del presupuesto nacional, reduciendo al 50% los gastos destinados para publicidad, alimentos y bebidas, gastos de combustibles, viáticos, tiquetes y boletos aéreos, tanto del gobierno central, de instituciones descentralizadas, como del barrilito, juegos de gomas y combustibles previstos en favor de los congresistas. De igual manera haciendo uso del fondo para mitigar desastres naturales, previsto en la Ley de Ingresos y gastos públicos, así como de todo recurso económico presupuestado para obras que no se hayan iniciado, para dedicarlos a sostener la población víctima de la pandemia.

Es necesario mantener el apoyo a las empresas, grandes, medianas y pequeñas, así como a los productores agrícolas y pecuarios, a los fines de que puedan, tomando las medidas necesarias para granizar la salud de su personal, mantener la producción nacional y por tanto el suministros de alimentos y medicinas para sostener a la población, por lo que , el país debe ir pensando en buscar de recursos frescos para mantener el crecimiento y la estabilidad macroeconómica acudiendo al Fondo Monetario Internacional, organismo que ha anunciado tener disponible hasta un billón de dólares para asistir a los países frente a la actual crisis.

Por el momento no es necesario tocar los fondos de pensiones, aunque de complicarse la situación, podría contemplarse el desembolso de dos o tres salarios en calidad de préstamos con tasas blandas para que los beneficiarios lo retornen en un plazo prudente luego superada la situación. Lo que sí parece atinado es hacer uso de un porcentaje de los fondos acumulados para cubrir accidentes laborales para ser usados compensando a los trabajadores despedidos que son los verdaderos dueños de dichos recursos y por el momento no podrán beneficiarse de los mismos en caso de tener algún percance.

El llamado es mantenernos serenos, a viralizar la solidaridad entre unos y otros, a respetar las disposiciones oficiales para preservar la salud y la seguridad de nuestra gente. A ser austeros y a tener, Fe y fuerzas, en que estos momentos pasarán y recuperaremos la normalidad y el sosiego colectivo.

El autor es docente universitario y dirigente político.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •