Partidismo sin ideas

Manuel Hernández Villeta
El muro: ¿Para qué?

Por Manuel Hernández Villeta/A Pleno Sol

Ya se inició la campaña para las elecciones municipales. En la práctica también para las presidenciales. Lo que está haciendo mutis es el programa de gobierno. Nadie habla de planes institucionales y administrativos. Es la era de las futilidades.

Es necesario que los candidatos presidenciales comiencen a trabajar con su programa de gobierno. En hablar claro al pueblo sobre sus propuestas. Nada de eso está pasando. Hay promesas de regalos y facilidades, pero huelga una línea estructural.

No estamos en la política de las ideas. La regla del partidismo es de llenar un estadio y pronunciar discursos sin sentido. Es la inmediatez de conseguir un titular de periódico, la buena foto, o los segundos en la televisión.

Hace unos años se preparaban programas de gobierno que nunca se cumplían. De hechos se abandonaban en el mismo salón donde se daban a conocer. Pero al menos se hacia el intento. Ahora nadie ha presentado cuál será su línea de trabajo.

No veo entre los tres principales candidatos presidenciales un portafolio de cambios. Todos se guardan que acciones llevaran a cabo para administrar la crisis. De ahí no se va a pasar. Es montarse sobre la ola embravecida sin hacer cambios ni maniobras salvadoras.

El país necesita que se dé un puñetazo sobre la mesa, y que se preste atención a sus principales necesidades. Hay fuertes problemas en la asistencia hospitalaria, los programas de educación, la inseguridad pública y la no existencia de una política de pleno empleo.

Quiero escuchar a los candidatos hacer promesas para mejorar estos puntos fundamentales dentro del viacrucis diario de los dominicanos. Nadie tiene en agenda soluciones de estos males, en su línea de trabajo. La migración haitiana, legal o ilegal, parece no les interesa a los que más posibilidades tienen de ganar.

En los de menor nivel, pasa lo mismo con los candidatos a alcalde. Todos quieren ganar, pero no he visto a ninguno que presente un plan de desarrollo para su comunidad. Con tirar pica-pollos el día de las elecciones no se está propiciando el desarrollo nacional.

En los acuerdos que se han dado entre los partidos, no hay una plataforma de búsqueda de reivindicaciones y mejoría para todos los dominicanos. Es tratar de sacar a unos, para que entren otros. La política nacional va cayendo a nivel del canibalismo. Uno devora al que le queda al lado.

Los dominicanos tienen que medir con lupa a los que son los candidatos para las venideras elecciones. Si no le presentan un programa de gobierno creíble, no vote por ellos. Las elecciones no son para llevar a personas a que se enriquezcan, sino a ciudadanos interesados en luchar por el bien integral de todos. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •