Retenes para Haití

Manuel Hernández Villeta
Las potencias en acción

Por Manuel Hernández Villeta/ A Pleno sol

La solución de la  situación creada por la migración clandestina haitiana no depende de aumentar la presencia militar. Es una acción política la que puede corregir la caótica intervención pacífica haitiana, que viola la territorialidad y soberanía nacional.

En consecuencia, no se va a detener la migración de haitianos indocumentados porque se pongan más retenes, o se envíen decenas de militares a la frontera. Ese control solo dependerá de la voluntad política. En un año en que ya se comienzan a escuchar los tambores electorales, es difícil que se planteen soluciones reales a esta crisis haitiana echada sobre los hombros de los dominicanos.

Si la posición de los Estados Unidos y de sus aliados europeos es que haya frontera abierta entre Haití y la República Dominicana, luce que nadie  la va a contradecir. Aún con vigilancia militar cerrada en la frontera, la posición política es de tratar el tema con manos blandas.

Los norteamericanos llevan a cabo una primavera latinoamericana donde prácticamente ya eliminaron a los gobiernos de neo-izquierda o democráticos que había en el continente. Hay en marcha una carrera hacia un radical viraje a la derecha de los cuadros de mandos en América Latina.

La República Dominicana es libre y soberana, por lo que no tiene que aplicar consignas apuntaladas por las grandes potencias. Con los haitianos, lo importante y trascendental, es que se respete nuestra soberanía. Los dominicanos son generosos con ellos, pero no puede asumir mayor sacrificio.

Una cosa es generosidad y otra defender la soberanía. No es verdad que los culpables de todos nuestros males son los haitianos. No tienen capacidad para ello. Pero si su presencia masiva genera graves problemas al país. Es lo que tratamos de evitar.

Hay que tener la voluntad política para solucionar este problema. No hay posibilidades de que se detengan la migración ilegal con mayor vigilancia militar y puestos de control. Solo pedimos acción política, y la posición vertical de que se defienda la soberanía nacional. ¡Ay!, se me acabo la tinta.

Compartir:
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •