Una posible tragedia propiciada

Quisiera poder hacerlo

Por Guarionex Concepción

Recuerdo, no muchos años ha, lo difícil que resultaba a una comunidad o grupo determinado, lograr la construcción de un aeródromo para pequeñas avionetas fumigadoras, o un aeropuerto.

Había que hacer malabares, encomendarse a todos los santos, esperar que las autoridades estudiaran y mover todas las cuñas y alicates habidos o por haber, para lograr la autorización.

Si se trataba de un aeropuerto internacional ni se diga. La Dirección Nacional de Aeronáutica Civil se las ponía en China a los impulsores de la idea e interesados en el verdadero progreso comunitario, en tiempos que ni carreteras servibles existían. La aprobación podía tomar años, si se conseguía.

De esas dificultades iniciales que existían, que trababan el negocio de la aeronavegación, los viajes rápidos a la capital, así como el manejo de cargas por esa vía, se pasó a una especie de permisibilidad, mediante la cual florecieron los aeródromos, aeropuertos, ubicados en comunidades distantes a entre una y tres horas por tierra.

Nadie osaba oponerse a lo que se estimaba el progreso de los pueblos, el desarrollo de la aviación, el auge del turismo, etcétera. Todos estos medios tenían que enlazar con el Aeropuerto Punta Caucedo, como se llamaba entonces el Aeropuerto Internacional Las Américas Dr. José Francisco Peña Gómez.

Así nacieron los aeropuertos internacionales del Cibao, en Santiago; de Barahona; La Romana; Arroyo Barril y Samaná; General Gregorio Luperón, en Puerto Plata; Aeródromo de Constanza y otros.

También fueron construidos el Aeropuerto de Herrera, que desapareció para dar paso al de Puerto Isabela. Igual el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, en Higüey.

Valga este recuento a groso modo de aeropuertos construidos en el país, llenando más o menos los procedimientos técnicos y tiempo reglamentarios, para llegar a este momento en que un gobierno que concluye en un par de semanas su mandato, anuncia el propósito de construir un aeropuerto internacional en Bávaro.

Este aeropuerto tiene la particularidad de que sería el más cercano existente a otro aeropuerto, como lo es el de Punta Cana, que está al doblar de la esquina.

Ese aeropuerto se encuentra a 20 minutos, viajando por tierra, y a un minuto viajando por aire. La gente se preguntará a que obedece esto. Sí la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI) autorizó este despropósito, y también se preguntará si el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) expidió un informe aprobatorio. Por lo menos sabemos en parte sobre la posición de la OACI.

La gente gustaría saber si existe un informe de suelo de los terrenos de marra, expedido por el organismo técnico del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), porque es bueno saber sobre qué aterrizarían aeronaves que llegan a tener hasta 32 neumáticos y no se sabe cuántas decenas de toneladas.

La OACI ordena hacer un estudio mediante el cual se realizan 8 mediciones diarias del viento, en el terreno donde se hará un aeropuerto, durante 5 años consecutivos. Sin embargo, entre la solicitud y la aprobación para construir el aeropuerto sólo mediaron 15 días.

No sabemos si ha sido tomado en cuenta que existen tres grandes vertederos rodeando ese terreno. Que hay una gran cantidad de aves constantemente merodeando el área, como garzas, mauras tiñosas y otras.

Algo muy delicado es si estás autoridades que se van han tomado en cuenta las probabilidades de una tragedia entre aeronaves que operarán a un minuto de distancia, obedeciendo a dos torres de control aéreo diferentes.

En consecuencias, parece que corresponderá al nuevo gobierno, dejar sin efecto, inmediatamente, todos estos dislates, que incluyen, además del tema tratado, movimientos de personal en áreas civiles militares y policiales sin ningún miramiento ético y sin asomo de cordura.

No se sabe si han sido tomadas en cuenta las familias por muchos años establecidas allí, la vocación agrícola de esos terrenos y un gran etcétera.

A todo esto había que agregar cuál es la ética de autoridades que deben entregar ya mismo el gobierno.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •