Yo, Trujillo

Yo, Trujillo

Por Rafael Peralta Romero/Voces y ecos

Podría suceder que, a un hombre común, de vida simple, el ego le salga de su cauce, pero las consecuencias no irán más de incomodar a familiares y amigos. Quizá su madre lo ponga en sus oraciones y su mujer le haga tomar té de tilo y manzanilla. El peligro aparece cuando ese trastorno afecta a personas con poder de decisión.

Cuando un gobernante coloca su Yo por encima de todo, no hay que esperar que priorice el interés general. La cosa será peor si ese hombre es pródigo con los bienes públicos para sostener el coro de áulicos. Como firma papeles y administra papeletas encontrará quienes le alimenten su egolatría, pero quien le advierta de su mal.

Rafael L. Trujillo, un sujeto con el ego desbordado, se permitió todo lo que sus manías le demandaron. Solo ver los nombres que llevaban las provincias en que se divide el territorio dominicano es suficiente para detectar la perturbación que afectaba su personalidad, aún digna de estudio psiquiátrico.

Cuatro provincias y el Distrito Nacional, que comprende la ciudad capital, llevaban nombres alusivos al tirano y otras dos honraban a su padre y a su madre. En 1936 hizo cambiar Santo Domingo de Guzmán, que venía desde el siglo XVI, por Ciudad Trujillo. Para ello utilizó los servicios de su senador Mario Fermín Cabral.

Antes, 1932, su Congreso creó la provincia San Cristóbal, y dos años después el lugar de nacimiento del tirano pasó a llamarse provincia Trujillo. El 29 de noviembre de 1961, año del ajusticiamiento de Trujillo, se le retornó la denominación original San Cristóbal. Esta provincia fue favorecida con notables privilegios.

De la misma década es la creación de la provincia Benefactor. Trujillo se había proclamando Benefactor de la Patria. Se fundó el 20 de junio de 1938 en la región Sur. El 25 de noviembre de 1961 fue cambiado el nombre por el actual de San Juan, en atención al histórico nombre de su ciudad cabecera San Juan de la Maguana.

En 1938 fue creada la provincia Libertador, con Dajabón como cabecera. Desde noviembre de 1961 se le nombra Dajabón. San Rafael, nombre de pila se Trujillo, se llamó a la provincia conocida hoy como Elías Piña, fundada en 1942 y cuyo municipio cabecera es Comendador. Igual que Dajabón se ubica en la zona fronteriza.

Los progenitores de Trujillo “merecieron” que se nombraran las provincias Trujillo Valdez (1944), con Baní como cabecera, hoy Peravia, y Julia Molina (1959), con sede oficial en Nagua y que tras el ajusticiamiento del dictador lleva el nombre de la ilustre patriota María Trinidad Sánchez. Lo escrito es solo pequeña muestra.

rafaelperaltar@gmail.com

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •