2015: PROPÓSITOS OMINOSOS

 Por Narciso Isa Conde

Narciso Isa Conde Todos los deseos de felicidad para esta sociedad  en este 2015 son válidos. Pero el poder que la domina apunta en una dirección que tiende a desatar indignantes calamidades.

Los diablos responsables del presente desastre nacional han iniciado el año con nuevas re-postulaciones que tienden a reproducir, en forma más degradada, el fatídico círculo vicioso declinante; mientras exponentes de una izquierda que está dejando de serlo se aprestan a participar ese baile de la muerte, presidido por la JCE del PLD. 

Los anuncios oficiales hablan de un paraíso inexistente para los/as de abajo y del medio, ocultando el empobrecimiento masivo. 

El Banco Central truquea cifras y oculta otras para presentar la economía dominicana como la mejor del Continente. No importa la miseria galopante, la carestía real, la tendencia al colapso de la salud pública, la seguridad social y ciudadana. 

No les importa el caos y el negociazo eléctrico, ni la grave situación de la vivienda y el transporte, ni el Estado Delincuente impune, ni el criminal déficit alimentario, los deprimidos salarios, el desempleo abierto y encubierto, las brutales desigualdades sociales, la violencia y sobre-explotación contra mujeres, ni el martirio de emigrantes de haitianos. 

No existen infiernos ambientales como los creados por la Barrick y FALCONDO, ni las amenazas mortales de concesiones mineras altamente destructivas, especialmente la de Loma Miranda, San Juan de la Maguana, Restauración y Yamasá, Bahoruco… capaces de generar serias catástrofes ecológicas. 

El fantástico 7% dejó eso atrás y viene el “gran despegue” de este paraíso de la modernidad. 

En la clase dominante-gobernante no hay ojos para ver como en la frontera se intensificaron los atracos militares para despojar a trabajadores haitianos/as de a su “navidad”, para vejarlos y robarles. 

El mal no es que hayan condenado a ese sector y su descendencia a malvivir en barracones inmundos, sino que una entidad canadiense y una alcaldía osaran en Montellano remplazarlos por modestas viviendas habitables. 

¿Hasta dónde llegará esta cruel cruzada racista anti-haitiana a cargo de esta triple dictadura (de clase, mediática e institucional), sembradora de odio y violencia? No sé, pero si es posible vislumbrar sus horripilantes consecuencias. 

Siento asco y me indigno al descubrir en esas actitudes del poder dominante propósitos tan ominosos, funestamente enlazados con las tendencias  neo-nazi racistas en auge hoy al interior de una todavía hegemónica civilización capitalista, occidental, blanca… en franca decadencia y descomposición. 

Me indigno y exhorto a la indignación a todos los seres sensibles.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •