José Beato dice un solo tiro mató sus dos hermanos (Fotos)

Por Genris García

jose beato toribio 01BOCA CHICA, Santo Domingo.- José Beato está inconsolable por el dolor de perder dos hermanos, el menor y el mayor, exactamente en un mes. El primero de un tiro, el segundo de pena.

Todavía estaba fresca la tumba del hermano menor, cuando un grupo de albañiles construyó de prisa otro nicho sobre el primero, para albergar al hermano mayor en el cementerio municipal de aquí.

{gallery}beatomuertes{/gallery} {jathumbnail off}

Allí, frente al féretro con los restos del primogénito, José Beato reveló “pensaba esta mañana cómo un tiro puede matar a dos gente sin tocarlos. Mató a Moreno y él, (señalando a su hermano mayor) aunque el tiro no lo tocó, porque estaba enfermo, el mismo tiro lo mató”.

Cuando así se expresó José Beato apretaba a su pecho a su hija mayor que lloraba profundamente.

Onairis lloraba desconsoladamente la partida de su segundo tío, en el mismo escenario donde hace un mes dejó al primero.

Es que el 25 de diciembre último allí sepultaron a Teodoro Guzmán Beato, de 45 años y este 25 de enero colocaban sobre su tumba el cuerpo de Toribio Guzmán Beato, de 59 años.

El menor murió de un tiro en el costado derecho sentado frente a la casa materna, el segundo, a decir de José Beato, murió por la depresión e  impotencia que se apoderó de él desde la noche fatídica de la última Navidad.

Según José, a Teodoro y a Toribio, los dos nombres inician con “t” se lo llevó el mismo tiro que disparó un pandillero juvenil en medio de peleas callejeras de las que ninguno de los dos tenían partida.

Pero entre las tres “t”, de Teodoro, Toribio y tiro había un denominador común, un hijo e hijastro que al parecer era el blanco de los pandilleros que llevan años matándose en Andrés y Boca Chica por cualquier pendejada.

Era hijo legítimo de Toribio, pero fue Teodoro, quien lo crío y le sacó la partida de nacimiento. Era hijo de los dos, y por él, comentaba una joven, los dos se fueron a la tumba a destiempo.

En ambos velatorio el hijo e hijastro estuvo casi ausente, tiene miedo que la bala que tenía su nombre haya cambiado de proyectil y lo pueda alcanzar como alcanzó al hombre que lo mimó desde pequeño.

Este miércoles, alrededor de las 5:00 de la tarde, casi a la misma hora del primero, familiares, amigos y relacionados despedían al mayor de los hermanos Guzmán Beato.

José Beato, un periodista y abogado que ostenta la secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) se colocó frente al féretro de su hermano mayor para agradecer las manifestaciones de solidaridad de sus amigos y compañeros de estrados y medios de comunicación, así como de los vecinos que lo vieron crecer con la alegría de un pueblo con sabor a caña de azúcar, arena y mar.

Destacó que Teodoro era el más simpático de sus hermanos y “nunca tuvo una diferencia con nadie, absolutamente con nadie.”

Recordó sus inicios en la militancia en la izquierda Revolucionaria en sus años mozos y los alientos que este le brindaba.

Luego sus pasos por el PRD (Partido Revolucionario Dominicano) y sus acompañamiento siempre.

Siempre acompañado de su esposa José levantó la voz hasta donde le permitió el dolor para decir “solo quiero agradecerle a ustedes, la gente de Boca Chica, a la familia, su gran gesto de solidaridad, de cariño y de esfuerzo”, indicó.

Dijo que Teodoro le advirtió que no iba a aguantar porque estaba muy deprimido.

Aseguró que su hermano mayor le pidió a su hija que no permitiera que él (José) lo viera en las condiciones en que se encontraba para que no sufriera.

Dijo que Toribio murió como vivió y por eso se va en paz, se va en tranquilidad porque así vivió. Así lo estamos despidiendo.

“Me queda la satisfacción que el domingo lo visité, lo afeité y le dijo que iba a cuidar a mamá”.

Con palabas entrecortada José dijo que el primero de sus hermanos le pidió que evitara los problemas y que hiciera lo mismo que hizo antes para evitar que los muchachos se maten, sin importar cuál sea el precio.

Las palabras volvieron a entrecortarse y un río de lágrimas se deslizó por su rojiza mejilla cuando dijo “me ha tocado a mí traer tres de mis hermanos, a mi papá y tres hijos. No ha sido fácil”.

José Beato no pudo seguir hablando. Su esposa Katery Mora Carrasco, quien se mantuvo a su diestra con los ojos inundados de lágrimas lo abrazó con más fuerzas y los dos se apartaron para el momento más difícil en que en medio del llanto colectivo levantaba el ataúd para dejarlo allí descansar.

CONTENIDO RELACIONADO:

Asesinan hermano del secretario general del SNTP, José Beato

José Beato pide apresen asesinos de su hermano (Video)

FEPALC demanda aclaren asesinato hermano secretario general SNTP

Muere hermano mayor del periodista José Beato

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •