Cambios universitarios

Por Manuel Hernández Villeta/A Pleno Sol

manuel hernandez villeta articuloLa anarquía tiene que ser erradicada de la familia universitaria. El fuero y la autonomía son dos necesidades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, pero el co-gobierno tiene que desaparecer.

Uno de los grandes errores histórico de la UASD fue fijar el co-gobierno. No es democracia que la rectoría tenga las manos atadas y no pueda implementar ninguna acción, por temor a ser boicoteada y enfrentada.

Es inadmisible que los empleados, los profesores y los estudiantes sean parte de la línea de mando universitaria. Un decano no puede despedir a una empleada de limpieza, ni amonestarla siquiera, porque el caso tiene que llegar finalmente al Consejo Universitario, donde a resultas él será sancionado.

El co-gobierno no es democracia, sino anarquía. Los trabajadores están para desempeñar una labor; los estudiantes para ir a las aulas y los profesores para impartir docencia. La rectoría está para mandar y planificar, o si se considera impotente, para renunciar al cargo.

El co-gobierno surgió en momentos en que la UASD era un territorio libre al imperar la violencia política en los doce años de  gobierno del doctor Joaquín Balaguer. No había unidad, sino que decenas de grupos pululaban en el área, y cada cual quería tener voz y voto.

Surge en ese momento el co-gobierno, copiando procesos que también fracasaron en universidades de América y Europa, donde el poder era compartido por  empleados, estudiantes, profesores y rectoría. Hoy eso es impráctico y constituye un gran caos. La UASD es una tierra sin autoridad y tiene que ser rescatada. Las medidas de rectificación tienen que ser tomadas por la propia familia universitaria, sin que medien sectores extraños.

Hay que mantener el fuero y la autonomía, pero se tiene que  lanzar a la UASD a nuevos senderos. Es un centro universitario que se paga y mantiene con el dinero del pueblo, y por diversas razones es la única oportunidad al alcance de  los pobres de poder realizar estudios superiores.-

Hay que aplicar la baja estudiantil, no puede haber bachilleres con 20 años  inscriptos en una carrera de tres; los empleados tienen que comprender sus obligaciones y hacer  horario, justificar sus salarios y sobre todo mantener la disciplina. Para los profesores,  la baja estudiantil es una prioridad. El profesor que no llena los requisitos, y no está a nivel  con la pedagogía del siglo21, tiene que ser enviado a su casa, sin importar si es militantes  de uno de los grupos políticos que sólo tienen incidencia en el área universitaria.

Si la UASD no puede dar un salto adelante, entonces seguirá encharcada y sumida en el pasado. Es preferible su privatización, a un lento trajinar  entre la anarquía y la falta de mando. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •