Qué pena, Monte Plata se hunde en la pobreza

Por Luis D. Santamaria/Mi observatorio*

luis santamaria articuloMonte Plata, una de las provincias más pobre de República Dominicana  y  que su actuar representante en el Senado ha pretendido cambiar su real y verdadero nombre por el de “Esmeralda” acuñando ese sobrenombre que algunos monteplateños queriendo hacerse los graciosos han llegado adoptarlo como suyo.

El caso es que según datos oficiales aportados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), el 73.3% de los hogares de la provincia Monte Plata se consideran hogares por debajo de los niveles de pobreza, los cuales en su mayoría viven  principalmente de la ganadería y la agricultura.

De acuerdo a estos datos, los diferentes municipios y distritos municipales que conforman la provincia Monte Platas más del 50% de su población agropecuaria recibe mensualmente un ingreso menor de un salario mínimo.

A pesar de que la provincia podría ser una potencia agrícola y de que posee un gran personal humano, el campo no produce empleos suficientes, razón por la cual se vive una situación de dependencia alimentaria y los pobladores están en un estado de vulnerabilidad alimentaria ya que el 73,3%  vive en el medio rural.

El problema de los habitantes de la provincia Monte Plata no es escapar del hambre sino de la gran cantidad de personas que no pueden acceder a la canasta alimentaria  básica,  la cual cada día va en constante  aumento colocándose a niveles inalcanzables para los pobres.

La pobreza extrema que se vive en los campos de la provincia Monte Plata es un mal social que todos debiéramos contribuir a erradicar ya que en los últimos años ha crecido considerablemente por diversos factores económicos y sociales.

Hasta que no se adopten medidas reales para erradicar la pobreza en la provincia Monte Plata mediante la creación de fuentes de empleos y el mejoramiento de las condiciones de vida de la mayoría de sus habitantes no se puede  hablar de desarrollo.

El caso es, que la provincia Monte Plata lamentablemente lucha impotente en su afán de librarse de los niveles de pobreza en que se encuentra sumida desde hace muchos años pese a su enorme potencial productivo que no ha sabido ser explotado.

*El autor es periodista. Reside en Monte Plata

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •