Política migratoria

Los gentilicios en la historia (1/2)
Los gentilicios en la historia (1/2)

Por Rafael Peralta Romero / Voces y ecos

La política migratoria es parte esencial de la organización del Estado. Pese al cúmulo de informaciones que divulga la prensa diaria en torno a acciones relacionadas con migraciones, parece difícil entender las líneas de acción del Estado dominicano respecto de este tópico. Lo más visible en el caso es una contradicción.

La relevancia de las noticias relacionadas con este tema viene dada por la constante presencia de haitianos en el territorio nacional. Llega gente de todo lado porque es República Dominicana el mejor país para ser extranjero. Si el inmigrante es gringo o europeo aquí es dueño, aunque sea un perseguido de la justicia en su país.

Ser blanco y extranjero aquí es un privilegio. Los haitianos que ingresan en masa hacia el lado este de la isla de Santo Domingo, ni son blancos ni traen dinero, pero también son privilegiados, aunque parezca una paradoja. Ellos llegan sin cumplir los requisitos que la ley establece para el ingreso de un extranjero a nuestro territorio.

La política migratoria, sobre todo frente a la oleada de emigrantes haitianos, no puede basarse en las tenebrosas predicciones de grupos afiebrados, entre ellos intelectuales y políticos, que vaticinan un cataclismo debido a lo que consideran exagerada presencia haitiana en nuestro país. Pero tampoco debe quedarse en la mera contemplación.

Foros internacionales, como Caricom, que reúne pequeños Estados del Caribe, han condenado reiteradamente la política migratoria dominicana hacia los descendientes de haitianos nacidos aquí. Quieren para ellos más de lo que se les da. En otros ámbitos aspiran a que los dominicanos carguemos con los problemas de la población haitiana, cuya única abundancia es de carencias.

El pueblo dominicano sufre calamidades de todo género: hambre, insalubridad, crisis de servicios públicos, pero aun así financia el parto de las mujeres haitianas, quienes consumen la mayor parte del presupuesto en los hospitales de maternidad. Algunas paren y se van, otras pretenden reclamar el derecho de suelo para su criatura.

El gobierno dominicano defiende su política migratoria. Cada cierto tiempo algún comandante militar reporta la devolución hacia su país de decenas de haitianos que intentaban penetrar ilegalmente. Aquí la mayoría cree que el ingreso ilegal de haitianos es un negocio en el que los más beneficiados son militares asignados a la frontera.

El peor aspecto de la migración ilegal de haitianos es la falta de identidad o la suplantación de identidad, presumible en los nombres por los que se hacen llamar. ¿Por qué se apellidan García, Ramírez, Sánchez o Fernández? ¿Alguna autoridad se preocupa por este detalle? Es parte de la imprecisa política migratoria del gobierno dominicano.

rafaelperaltar@gmail.com

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •