Huchi y las metas de Marcha Verde

¡“Democracia” asaltada!
¡“Democracia” asaltada!

Por Narciso Isa Conde

Huchi Lora, con sobrados méritos anticorrupción para hablar desde la tribuna de Marcha Verde, en ocasión de la reciente Concentración frente al Palacio Nacional, fue invitado a leer una de sus interesantes -y muchas veces impactantes- décimas.

Previamente solicitó a la concurrencia, que antes de leerla, le pusiera atención a una denuncia “muy importante” sobre una provocación montada por el nieto del tirano Trujillo, nutrida de una fuerte dosis de racismo-antihaitiano, de nazi-trujillismo, con participación de personas violentas vinculadas a la delincuencia. Algo inaceptable dentro de la limpia trayectoria de Marcha Verde.

Hasta ahí todo bien.

Pero resulta que en su extensa exposición y en el texto de su décima, Huchi afirmó que la meta de Marcha Verde en su lucha por el fin de la corrupción y la impunidad se circunscribe a lograr “una justicia independiente”; por demás pactada con este régimen, como ha sugerido sistemáticamente.

Y eso no es así y, por demás, resulta inaceptable.

Porque reduce un problema mayor a una reforma, que aunque justa, ha sido persistentemente obstruida por las características corrupta y corruptora de la institucionalidad plasmada en la Constitución del 2010.

Y porque, además, para alcanzarla sugiere presionar por un pacto con un gobierno que lo prostituye todo; cuando esencialmente se trata de superar este gobierno y la institucionalidad pervertida y corrompida que tutela. (Véase la historia de los pactos, incluido el eléctrico).

CIERRE DE LOS CAMBIOS INSTITUCIONALES PROGRESIVOS EN EL MARCO DE ESTA INSTITUCIONALIDAD PERVERTIDA.

Ese bloqueo institucional infranqueable incluye todas las instituciones estatales electas (controladas por Danilo y la cúpula del PLD), a todas las seleccionadas por las electas y a las creadas por decretos y leyes (Poder Ejecutivo, Empresas y Organismos Centralizados y Descentralizados del Estado Congreso, Consejo de la Magistratura, Sistema Electoral, Régimen de Partidos, Altas Cortes, Cámara de Cuentas, Tribunal Electoral, JCE, Banco Central…).

Además, cuenta con la férrea complicidad de los llamados “poderes fáticos” (o de hecho), secuestrados por cúpulas mafiosas y aliados, o bajo control del cogollo del PLD (Policía Nacional, Fuerzas Armadas, DNCD, CONEP, Cámara Minera, Cámara Americana…).

Reducir el trascendente reclamo del fin de la impunidad a la ilusión de una reforma del poder judicial -a través del corrupto Congreso Nacional dominado por el PLD y por lo peor de la partidocracia (a su conversión en Asamblea Revisora de la Constitución con esos fines)- ignorando la dictadura institucional mafiosa que bloquea todo lo que atente contra el poder mafioso, equivale a seguir sembrando falsas expectativas, aferrándose tozudamente a un concepción institucionalista que solo ha conducido -y seguirá conduciendo- al fracaso de los cambios planteados y al reciclaje del poder en descomposición.

Equivale a pretender transformaciones sustantivas dentro de una institucionalidad y un orden constitucional putrefacto que estamos obligados/as a reemplazar mediante el ejercicio de la democracia de calle y el despliegue de un proceso constituyente, que anule el poder constituido y desemboque en una CONSTITUYENTE POPULAR Y SOBERANA.

Prolongar demasiado esa pretensión infundada -ya evidente en el destino fallido de esa y otras propuestas similares formuladas a este Gobierno y este Estado a lo largo del 2017- podría afectar sensiblemente la credibilidad conquistada por Marcha Verde y su sintonía con el pueblo verde movilizado.

UNA CONCEPCIÓN EN VÍA DE SUPERACIÓN, QUE ALGUNOS SECTORES PRESTANTES DE MV SE RESISTEN A ABANDONAR.

Y lo peor es que discursos “propositivos” de ese tipo han sido sensiblemente superados por otras ideas alternativas tanto en los debates y acuerdos de la Comisión de Análisis y Contenido (y otras) como en los de organismos de decisión de Marcha Verde (Asambleas, Encuentro Nacional Verde, Coordinadora Nacional); aunque luego éstas han sido lamentablemente disminuidas, excluidas o mutiladas en grados diversos en pronunciamientos como ese… y hasta en declaraciones y proclamas a cargo de portavoces de instancias ejecutivas y de propaganda del movimiento verde.

Resoluciones y textos consensuados o votados por amplia mayoría contrastan con esa decadente visión reduccionistas e institucionalista. Y de eso doy constancias y puedo presentar pruebas, luego de haber participado activamente en esos mecanismos de elaboración y decisión a lo largo del 2017 y en lo que va del 2018.

Para muestras unos botoncitos.

Estos son tres de los párrafos del análisis que sustentó el Plan de Acción de MV, aprobados en todas las mesas del II ENCUENTRO NACIONAL DE MARCHA VERDE:

“En su impactante ascenso, Marcha Verde ha puesto en evidencia la determinación del gobierno del presidente Danilo Medina del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y aliados de continuar rechazando la demanda nacional de justicia y de intentar perpetuar -mediante un control total de los tres poderes del Estado- el actual sistema de robo e impunidad que contribuye a empobrecer a gran parte del pueblo y a despojarlo de medios de subsistencia, bienestar social, derechos esenciales y democracia real.”

“…. esta realidad determina que Marcha Verde se encuentre hoy ante el desafío de construir -junto a los millones de hombres y mujeres de corazón verde del territorio nacional y de la diáspora dominicana- una nueva fase de lucha en la que se plante la bandera del Fin de la Impunidad en cada rincón de la Patria, con la firme determinación de desplazar de una vez y para siempre toda la podredumbre política e institucional.” …..

“ESTO IMPLICA REFLEXIONAR Y DEBATIR TANTO LAS OPCIONES DE REFORMAS LEGALES E INSTITUCIONALES DENTRO DEL ACTUAL MARCO CONSTITUCIONAL, COMO TAMBIÉN LO RELACIONADO CON LA TRANSICIÓN A OTRO ORDEN INSTITUCIONAL Y LA NECESIDAD DE UNA CONSTITUYENTE PARTICIPATIVA Y SOBERANA; PROCURANDO CONSTRUIR LAS SOLUCIONES MAS ACERTADAS…” (LA COYUNTURA ACTUAL, TRAYECTORIA Y PERSPECTIVA DE MARCHA VERDE (PAGS 2 Y 3/ PLAN DE LUCHA PARA EL PRÓXIMO PERIODO/ 3-9-2017)

Y este es uno de los párrafos contemplados en el Plan de Acción aprobado sobre la forma de construcción del Programa para el Fin de la Impunidad:

“Las asambleas presentarán sus aportes al Programa Verde del Fin de la Impunidad, que finalmente recoja las reformas y transformaciones institucionales, políticas, económicas y sociales indispensables para alcanzar el Fin de la Impunidad y la corrupción; incluidas las consideraciones que se tenga sobre la democracia necesaria, el rol de Poder Constituyente y de Asamblea Constituyente, y otras opciones de cambios o reformas.” (PLAN DE LUCHA PARA EL PRÓXIMO PERIODO PAG 7 /SANTO DOMINGO 3-09-2017)

Pero hay más.

El II Encuentro Nacional Verde ratificó la propuesta del Juicio Político a Danilo con el propósito de convertirlo en un juicio de toda la sociedad a su inaceptable condición de actual jefe de la mafia gubernamental y del régimen de impunidad.

Y hay más aún.

El Programa para el Fin de la Impunidad no está concluido, pero ya los 6 Foros Verdes realizados hasta la fecha sugirieron incluir lo relativo al cierre de las corrompidas vías institucionales asumiendo mayoritariamente la propuesta de la CONSTITUYENTE POPULAR Y SOBERANA o CONSTITUYENTE POR ELECCIÓN POPULAR.

Así también incluyó cambios estructurales y coyunturales de carácter político, económico, social y cultural que atacan raíces del modelo neoliberal y, sobre todo, los graves y diversos males agravados por la corrupción y la impunidad (daños ambientales, minería destructiva, violencia de género impune, transporte caótico, carencia de seguridad ciudadana, mafia de los combustible, mafia importadora, mafia eléctrica, deterioro de la salud y la educación, marginación y empobrecimiento de la juventud, carteles de la construcción, sistema de justicia, sistema electoral…)

Esto, sin desistir de reclamos inmediatos, exigencias de reformas específicas y demandas que presionen contra esta dictadura institucional mientras esté vigente; todo esto en estrecha relación con los cambios estructurales de mayor profundidad y la CONSTITUYENTE como Norte.

Igual la reciente COORDINACIÓN NACIONAL DE MARCHA VERDE aprobó esa visión y esas propuestas, incluida la CONSTITUYENTE POPULAR Y SOBERANA (con ese nombre que la diferencia del actual Congreso actuando como la ASAMBLEA REVISORA de la Constitución); enfatizando que del Poder Constituido jamás podría surgir un Poder Constituyente, como el que se necesita para ponerle fin a la corrupción y a la impunidad de carácter estructural que padece la sociedad dominicana y degrada al sistema establecido en forma alarmante.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •