Pugnas en el PLD

Danilo, Leonel y la oposición
Alberto Quezada

Por Alberto Quezada (Análisis político)

Una parte importante de la dirigencia del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y funcionarios del actual Gobierno que están azuzando de manera insistente las diferencias entre el ex presidente Leonel Fernández y el presidente Danilo Medina, no se dan cuenta que con su acción lo que hacen es jugar con candela.

De manera consciente o inconsciente ese colectivo parece no darse cuenta que con su actitud lo que hacen es darle más argumento a sus enemigos o adversarios tradicionales para que sigan magnificando las supuestas o reales contradicciones entre esos dos líderes políticos.

Ahora bien, de no revertir esa situación y continuar con el discurso, parecería, entonces, tener asidero lo que se escucha en las habladurías callejeras de que a pesar del tiempo transcurrido entre los discípulos del profesor Juan Bosch no se ha podido superar aquel impasse producido en el año 2007.

Cada día que pasa, cada minuto que transcurre, en la psiquis de los peledeistas el pensamiento que aflora es el de la descalificación, mesianismo y la disidencia estéril, dando la impresión colectiva de tener flojas algunas zapatillas del cerebro, estar “jarto” de gobernar o que le diera igual estar o no estar en la conducción del Estado.

Ante esa situación, sería bueno recordarles a esos pele deístas que andan fascinado con ese feelling (sentimiento) algunas de las probables implicaciones que podrían generarse si continúan con esa actitud.

En primer lugar, los pele deístas asistirían a la agudización de una crisis interna que daría al traste con la división formal de esa organización política. En segundo lugar, se produciría una irremediable pérdida del poder político y el descredito de la actual administración que encabeza el Presidente Danilo Medina y la obra de Gobierno del PLD.

En tercer lugar, podrían experimentar el advenimiento de una feroz persecución a funcionarios altos y medio de las administraciones pasadas y presentes del PLD aunque estos –no- incurrieran en acciones indelicadas durante el ejercicio de sus funciones.

En cuarto lugar, el liderazgo fundamental y las figuras más emblemáticas de ese partido podrían ser víctimas, como en épocas recientes, de parte de los nuevos inquilinos en Palacio Nacional, de la fabricación de infamias y expedientes sin ningún rigor probatorio con el único propósito de dañar reputaciones políticas y personales.

Y en quinto lugar, que con estos nuevos aires de transparencia y rendición de cuentas que circulan por el mundo occidental impulsado por imperio muchos de ellos podrían ser objeto de imputaciones, sometimientos y hasta apresamiento por el sólo hecho de ser peledeista.

El autor es periodista y magister en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo. Quezada.alberto218@gmail.com

Compartir:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •