Leonardo Boff y Pérez Esquivel buscan Premio Novel para Lula

Lula
Leonardo Boff y Pérez Esquivel buscan Premio Novel para Lula

El teólogo brasileño Leonardo Boff y el Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel acordaron iniciar una campaña internacional por el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, incluyo llegan a plantearlo como candidato al Premio Nobel de la Paz por acabar con el hambre en su pueblo.

A continuación reproducimos el contenido del programa de Eduardo Valdés y Lucrecia Cardoso, que a su vez divulga el portal argentino pagina12.com.ar.

De acuerdo al importante periódico argentino “Pérez Esquivel está haciendo circular una carta pública para le sea concedido a Lula el mismo premio que recibió él como símbolo del combate por los derechos humanos. En el caso de Lula, se trataría según Pérez Esquivel de un símbolo mundial de la lucha contra el hambre”.

“LAS DEMOCRACIAS ESTÁN EN PELIGRO”

Diálogo del teólogo brasileño Leonardo Boff y el Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel. Acordaron impulsar una campaña internacional por Lula y advirtieron sobre “los derechos ofendidos en América latina”

Dos amigos de Luiz Inácio Lula da Silva acaban de confirmar públicamente que serán impulsores de la campaña internacional contra su prisión en Curitiba y su derecho a ser candidato. Referente teórico de la Teología de la Liberación, en 1985, durante el Papado de Juan Pablo II, Leonardo Boff fue castigado por la Congregación para la Doctrina de la Fe (continuadora de la Inquisición) con la obligación de guardar silencio. Todavía era sacerdote franciscano, un estado que terminaría dejando por la persecución interna de la Iglesia. De buenas relaciones con el Papa Francisco, a quien aseguran los vaticanistas que ayudó con la redacción de la encíclica ecologista Laudato Si, es un viejo amigo de Adolfo Pérez Esquivel, un laico cristiano que en 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz en plena dictadura.

En el programa Un poco nomás de la 750, de Eduardo Valdés y Lucrecia Cardoso, los conductores hicieron dialogar el domingo por la mañana al teólogo brasileño y al Nobel argentino. Pérez Esquivel está haciendo circular una carta pública para le sea concedido a Lula el mismo premio que recibió él como símbolo del combate por los derechos humanos. En el caso de Lula, se trataría según Pérez Esquivel de un símbolo mundial de la lucha contra el hambre.

–PáginaI12 publicó hoy el llamado a juntar firmas para el Nobel a Lula.

–(Adolfo Pérez Esquivel) La carta es hacer memoria. La memoria no es para quedarse en el pasado. Nos tiene que iluminar el presente para construir una sociedad mejor. Muchos jóvenes no saben nada de esto. La prensa canalla está publicando que Lula es un corrupto. Los jóvenes no saben nada de la resistencia, de las luchas, de los que dieron su vida para dar vida en nuestros pueblos. Hay que transmitírselos. Y hay que analizar el retroceso enorme de las democracias en América Latina. Están en peligro. No es solo al destitución de Dilma Rousseff, a quien di mi solidaridad en Brasilia. Hablé en el Senado en Brasilia y les dije: “Ustedes le están dando un golpe de Estado a la presidenta”. Hablé menos de un minuto y fue un escándalo. Esta metodología de los golpes de Estado blandos, o encubiertos, o con ciertos rasgos de legalidad, comenzó en Honduras con la destitución de Manuel Zelaya y la farsa que montaron diputados, senadores, jueces. Lo mismo que pasó en Paraguay con Fernando Lugo y en 2016 en Brasil. Es la misma metodología impuesta por los Estados Unidos para controlar y someter a los países latinoamericanos. Todavía no pudieron con Venezuela ni con Bolivia. Derechos humanos y democracia son valores indivisibles. Si se violan los derechos humanos la democracia se debilita y es más fácil entregar el patrimonio a manos del capital financiero que queda privilegiado sobre la vida de los pueblos. Dilma fue destituida y Lula está preso. Quieren hacer que todo aparezca como corrupción. Cuando quieren apedrear a una mujer Jesús se agacha y escribe en el piso: “Aquel que esté libre de culpa que arroje la primera piedra”. No quedó nada. El problema es que los pueblos en la democracia delegativa no tienen el poder de decisión. Los pueblos son espectadores. Hay que ir a una democracia participativa.

–Nos está escuchando Frei Leonardo Boff.

–(Pérez Esquivel) ¡Un hermano querido! Un luchador. Un hombre que desde la fe entiende el sentido profundo de la vida y lo aporta a nuestros pueblos con las cuestiones del medio ambiente y otras más

–(Boff) Agradezco a Pérez Esquivel pero quiero decir que lo que él hace a nivel internacional es muy importante y se ha constituido en una referencia de lucha por los derechos que son tan ofendidos ahora en América Latina.

–Adolfo va a viajar a Brasil a ver a Lula. Me dijo que quiere que lo acompañes vos. Allí va a presentar las firmas que postulan a Lula para el Premio Nobel de la Paz. La carta original salió en PáginaI12.

–(Boff) En Brasil hay mucha tristeza. Ayer, reunidos con unos 30 científicos sociales, teólogos, pedagogos, cuando vimos a Lula siendo llevado hasta el helicóptero y después al avión, todos lloraban. ¿Cómo una nación puede condenar a alguien que ha hecho tanto bien a las clases abandonadas? ¿A alguien que les dio a 36 millones de personas electricidad y las sacó del hambre? Nos causó una tristeza inmensa y una enorme vergüenza de nuestras autoridades y de nuestra Justicia, que se permiten un verdadero crimen. Lula siempre dijo: “Preséntenme una prueba material, cinco centavos que yo haya robado, y entonces voy a la cárcel. Pero no me presentan nada. Me condenan como inocente, por convicción de un procurador, porque quieren liquidar al Partido de los Trabajadores y el liderazgo de Lula”. Son los 71 mil multimillonarios que en Brasil controlan más de la mitad de la riqueza los que dieron el golpe utilizando el Parlamento, la Justicia y los grandes grupos mediáticos controlados por cinco familias. Ellos se articularon para propiciar el golpe y crear el Estado de excepción en que vivimos. Antes tuvimos la alegría de ver miles y miles de personas alrededor de sindicato donde estaba Lula. Hace tres días pude verme con Lula. Hablamos largamente. “Lula, dime, ¿cómo está tu alma después de tanta persecución, calumnia, acusación?”, le pregunté. Me dijo: “Mi alma está tranquila porque tengo la verdad, y la verdad se irradiará y se revelará. Duermo tranquilo. No tengo miedo de la prisión. Mi nieto cuando me mira dice: ‘No, mi abuelito no es un ladrón, no es un criminal’.”

–(Pérez Esquivel) Leonardo, un gran abrazo de paz y bien.

–(Boff). Paz y bien, paz y bien. Lo bonito es que al final de la misa con Lula ha recitado la “Oración de la paz” de San Francisco. “Señor, hazme instrumento de vuestra paz”. El espíritu de Lula es de paz, humanista, cristiano. Pero está indignado contra la injusticia.

–(Pérez Esquivel) Y sí… A pesar de la tristeza que tenemos debemos resistir en la esperanza. El 16 voy a estar en la universidad estadual de Río. Quiero también homenajear a esa mujer que dio la vida para dar vida, Marielle Franco.

–(Boff)Tu campaña para que reciba el Premio Nobel ya está circulando. Yo le escribí al periodista José Luis Parise, que es muy amigo de (el secretario de Estado del Vaticano Pietro) Parolin, para que hablara con él y que a su vez Parolin hablase con el Papa para lograr un apoyo aunque sea verbal. El Premio Nobel para Lula sería por lo que hizo por los pobres, por la justicia social, por los humildes. Esos son argumentos que tú puedes presentar porque tú mismo recibiste ese Premio Nobel.

–(Pérez Esquivel) Yo lo recibí en nombre de los pueblos de América Latina.

–(Boff) Hay que pelear contra el sistema que asesina niños y millones de personas de hambre.

–(Pérez Esquivel) Vos sabés que aquí, con la Marcha de los chicos del pueblo, decíamos que el hambre es un crimen. Tenemos que luchar por la vida, por el derecho… Lula hizo muchísimo para que el hambre dejase de ser un crimen.

–(Boff) Y es un crimen lo que le han hecho a Lula. Hubo reacción en todos los grandes periódicos. Lula es un prisionero político. Lo condenaron por eso, no por corrupción ni nada de eso. No tiene cuentas en el exterior, no fue un corrupto. Siempre fue un pobre. Por eso sigue desafiando a las autoridades. Porque está sufriendo persecución y violencia.

–(Pérez Esquivel) Lo quieren sacar del medio para evitar que, si llega a ser nuevamente presidente, eso refrescaría las políticas en América Latina. En este momento estamos en un retroceso tremendo de violencia. Tratan de destituir las democracias y volver a los golpes de Estado encubiertos para profundizar la pobreza y el hambre.

–(Boff) El proyecto del imperio es recolonizar toda América Latina para que sea solo productora de materias primas y no una nación autónoma.

–(Pérez Esquivel) Cuenten con toda la solidaridad y el apoyo como pueblos hermanos.

–(Boff) Tenemos que estar juntos para resistir la lógica de Donald Trump. Si no vamos a ser nuevamente una colonia exportadora de productos para ellos.

–(Pérez Esquivel) En la Argentina también tenemos nuestras dificultades y nuestras luchas, pero no vamos a bajar los brazos a pesar de la tristeza.

–(Boff) Mantengamos la esperanza. Como decía San Agustín, la esperanza tiene dos hermosas hermanas: la indignación contra todo lo malo y la valentía para crear caminos nuevos.

–(Pérez Esquivel) Lo compartimos y tratamos de ponerlas en práctica en la vida cotidiana. Hace falta resistencia para poder construir, porque la destrucción es rápida. Quieren destruir todo para concretar la alternativa que nunca logran del todo.

–(Boff) En nuestro país no tienen un proyecto de Brasil, tienen un proyecto para ellos mismos: alinearse al imperio y dejar al margen, abandonados y despreciados, a los millones de pobres que están al margen. Quieren repetir con los pobres las humillaciones que hacían padecer a los esclavos.

–(Pérez Esquivel) Leonardo, uno de los problemas es el de los grandes medios de comunicación, a los que yo le llamo “prensa canalla” que está confundiendo al pueblo para que acepte el sistema de dominación. Esto que le pasa a Lula y que ocurre en muchos lugares de América Latina.

–(Boff) Están anestesiando al pueblo. Lula me lo dijo: “Lo que más sufro es que me consideren un ladrón. Es una gran ofensa cuando algunos repiten lo que dicen las cinco familias que dominan los medios y continua y sistemáticamente me acusan sin hechos concretos”.

–Ustedes dijeron que Lula rezó la “Oración por la paz”.

–(Boff y Pérez Esquivel juntos) Señor, haz de mí un instrumento de tu paz. Y allá donde haya odio yo ponga el amor. Que allá donde haya ofensa yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia yo ponga la unión. Que allá donde hay error yo ponga la verdad. Que allá donde haya duda yo ponga la fe. Que allá donde hay desesperación yo ponga la esperanza. Que allá donde hay tinieblas yo ponga la luz. Que allá donde hay tristeza yo ponga la alegría.

Compartir:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •