La desesperación llevó mujer a desnudarse en la puerta del Palacio Nacional

Por: Redacción

Por Genris García

SANTO DOMINGO, RD.- Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer trajo una nota distinta, cuando una mujer desesperada terminó desnudándose en una de las puertas del Palacio Nacional reclamando el pago de sus prestaciones laborales.

Wendy Josefina Hernández, de 49 años no aguantó más y terminó solo cubriéndose la cabeza y el pecho ante la mirada atónita de automovilistas y transeúntes en la esquina formada por las avenidas Doctor Delgado y Pedro Henríquez Ureña.

Su paciencia se agotó al cumplir cuatro meses sin que el Ministerio de Obras Públicas le pagara sus prestaciones laborales después de 16 años de servicios en esa institución.

En entrevista exclusiva para Vigilanteinformativo.com, la dama, quien dijo se desempeñó como secretaria en Obras Públicas asegura que está pasando hambre y están a punto de echarla de la casa donde vive.

A ella nadie la felicitó por ser el Día Internacional de la Mujer, ni tuvo el apoyo de las feministas, ni de las burócratas que repartían felicitaciones por las redes sociales.

Su solitaria protesta terminó con su detención, pero su reclamo llegó hasta dónde tenía que llegar.

Por eso, la Guardia Presidencial se movía nerviosa para sacarla del medio, antes de que el presidente Luis Abinader o la vicepresidenta Raquel Peña se toparan con aquel espectáculo.

Tampoco querían que los ministros la vieran “en pelota”, mostrando su verdadera condición de desamparo.

Su singular protesta llamó la atención de los medios de comunicación y algunos cibernautas, pero otros estaban embelesados con la celebración del Día de la Internacional de la Mujer que recuerda las mártires textiles de Nueva York sin mirar las verdaderas razones de aquella desnudez criolla.

Wendy Josefina Hernández estalló en llanto al hablar con Vigilanteinformativo.com y se mostraba desconfiada de la promesa de que será recibida este martes por el periodista Andrés Matos (Licho), director de Comunicaciones de Obras Públicas, quien le promete buscar una solución.

“La solución es salir con mi cheque de 210 mil pesos que me corresponden de liquidación”, afirmó la angustiada mujer, quien perdió a su marido hace dos años en un accidente de tránsito.

Asegura que no quiere hacerle daño al gobierno, pero no aguanta más su situación de precariedad.

Confía que, luego de ser cancelada de Obras Públicas se gana la vida lavando ropa por paga, pero eso no le alcanza para muchas cosas.

Contactada vía telefónica por Vigilanteinformativo.com, la mujer aseguró que desde que fue desvinculada de su trabajo está pasando hambre y están a punto de echarle sus tratos a la calle porque no tiene con qué pagar la casa dónde vive.

Asegura que tiene mucha anemia porque se está alimentando mal y muchas veces lo que hace es un arroz una vez al día.

La dama dice que laboró durante 16 años en el Ministerio de Obras Públicas con un salario de 12 mil pesos mensuales, como secretaria del gimnasio de esa institución.

“Yo salí con una mano delante y otra atrás”, confió.

“Con eso, -agregó- desarropaba un muerto para arropar otro”.

Reveló que perdió a su esposo hace dos años en un accidente de tránsito en la avenida Núñez de Cáceres con Gustavo Mejía Ricart, lo que vino a agravar su situación económica.

Aunque tiene tres hijas que no viven con ella, dijo que éstas no pueden hacer mucho por ella porque también tiene dificultades económicas.

Como salida de lo más profundo de su adentro dice “No sé qué hacer con tantas deudas”.

En el Ministerio de Administración Pública (MAP) les calcularon sus prestaciones y le dieron 90 días para que le pagaran, pero ya pasan de cuatro meses y todavía en Obras Públicas no les han entregado ni un centavo.

“Muchas veces cocino un arroz blanco y con eso se acuesta”, insistió, como muestra de su desgracia.

Teme caer en depresión.

Cuando se le pregunta por qué se desnudó en la puerta del Palacio Nacional dijo que “la misma desesperación me llevó a eso, para ver si así me escuchan y solucionan mi problema”.

“No quiero pedir, pero si me dan el dinero que me corresponde puedo poner un negocito”, dijo.

Wendy asegura que los 210 mil pesos que les corresponden de prestaciones laborales se lo beben los funcionarios en una cena, pero para ella, significan muchos.

Insistió en que su intención no es hacerle daño al gobierno, pero está desesperada.

Ya antes se había encadenado

Reveló que en el primer gobierno de Danilo Medina se encadenó a la verja del Palacio Nacional para que el Instituto Nacional de Agua Potable (Inapa) le pagara sus prestaciones laborales en aquel entonces.

Recordó que en aquella oportunidad la seguridad del Palacio Nacional se le acercó para preguntarle qué le pasaba.

Dijo que desde el Palacio Nacional llamaron al entonces director de Inapa, Alberto Alcibíades Holguín, quien cuando llegó ya le tenía preparado un cheque por sus prestaciones laborales.

En ese entonces, le entregaron 100 mil pesos.

Reveló que laboraba en Inapa y Obras Públicas para poder sostenerse, “salía de un trabajo para el otro porque lo que soy es trabajadora.

Ahora que ha sido citada para el mediodía de este martes por Andrés Matos (Licho) desea que el encuentro sea para resolverle su problema y que le entreguen su dinero.

Tenía mucho miedo

Hernández dijo que la mañana de este lunes la llevaron detenida al destacamento de San Carlos, dónde temía lo peor.

Dijo que en el camino se puso su ropa y que luego la despacharon sin formularle cargos.

“Le confieso que tenía miedo cuando me entraron en la patrulla me dieran un tiro, así como cuando llegamos al destacamento”, explicó vía telefónica la desesperada mujer.

CONTENIDO RELACIONADO:

Obras Públicas cita para este martes mujer protestó desnuda frente al Palacio Nacional

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas