Ojalá que no lo dañe

Por: Redacción

Por Ramón Colombo/FOGARATE

Una crisis con miles de enfermos, centenares de muertos, miles de negocios quebrados, decenas de miles de nuevos desempleados, alza del costo de la vida, constreñimientos financieros, bajísimo turismo y un largo etcétera de incidentes relacionados con la maldición del covid-19. Es la excepcional realidad en la que Luis Abinader lleva siete meses de Gobierno, día a día, trabajando como un loco, en mangas de camisa, hablando con la gente, sin solemnidades y sin vagancia en un Gabinete en el que no admite inconductas que no le cueste el cargo a quien las cometa… (Como dice la gente: “Va bien…Ojalá que no lo dañe”).

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas