Olor a “puerco en puya” llena ambiente Nochebuena (Fotos)

Por Genris García

puerco en puya navidad 16 1SANTO DOMINGO ESTE.- La capital dominicana huele a cerdo asado en víspera de la cena de Nochebuena, plato que no puede faltar en la mesa de un dominicano en esta fecha.

Es que desde la noche del viernes, cada espacio abierto próximo a una avenida o calle de mucha afluencia de personas se convirtió en un asadero improvisado.

En vías como la carretera Mella y la avenida Coronel Fernández Domínguez (La Pista) los asadores pasaron la noche dándole vuelta a los puercos en puchas sobra brasas de la leña seca.

{gallery}puercoenpuya16{/gallery} {jathumbnail off}

Esa labor continuaba en la mañana de este sábado.

De ahí que el olor a carne asada, especialmente cerdo y pollo penetra hasta los huesos de peatones y automovilistas, y provoca que cualquiera rompa la dieta.

En cada esquina de mucho tránsito de autonomistas y peatones se encuentra el “puerco en puya” o tendido sobre una mesa o barbacoa.

Los cueritos crujientes y destilando manteca eran los más apetitosos que atraían a los potenciales clientes.

Tampoco falta la tradicional “telera” o el casabe con el que muchos acompañan el sabroso asado en Navidad.

Así como los “pasteles en hojas” que son de primer orden en la mesa de Nochebuena.

Los precios parecen no variar con relación a años anteriores.

Esta vez, una libra de cerdo asada en leña se comercializa entre 200 y 250 pesos la libra.

El precio varía dependiendo de la ubicación.

En las mayorías de las lechoneras ubicadas en la carretera Mella, próximo a la avenida Charles de Gaulle, la libra se venían a 250 pesos.

Sin embargo, Franklin Tavera la vendía a poca distancia a 200 pesos, bien cocida y muy sabrosa.

Un pollo horneado se vende en 250 pesos.

Los precios de las teleras varían y van desde 50, 100 y 150.

Un paquete de pasteles en hojas con tres unidades se vende a 150 pesos.

Así los dominicanos degustarán en Nochebuena el tradicional “puerco en puya”.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •