Por favor reforcemos la lucha en contra del covid-19

Por: Redacción

Por Luis D. Santamaria/Mi observatorio*

Señores y señoras, correligionarios todos por favor, no bajemos la guardia y reforcemos con más fuerza la lucha en contra del covid-19, como única forma de salir airosos frente a esta maligna pandemia que nos tiene arrodillados a todos.

Vamos a poner de nuestras partes y cumplir fielmente con los protocolos sanitarios establecidos por las autoridades para hacer menos tortuosa la situación y hacer menos traumática la situación en que nos encontramos.

Todo el mundo a vacunarnos sin prestar atención a las voces agoreras del mal que maliciosamente viven propalando la especie denostando la efectividad de la vacuna y burlándose de quienes si confían la efectividad positiva contra el covid-19.

Hay que hacer un esfuerzo más y no cansarnos del uso de la mascarilla y seguir con ella con más fe porque es la mejor forma de evitar contagiarnos de la horrible enfermedad que hasta el momento se desconoce a ciencia cierta cómo se transmite.

Debemos reforzar la lucha en contra el coronavirus vacunándonos masivamente en contra de la temida enfermedad que ha matado a tantas personas buenas y valerosas en casi todo el mundo y que debemos evitar se sigan produciendo defunciones.

Pese a que la vacuna que se está utilizando para protegernos de la pandemia no garantiza un cien por ciento su efectividad debemos continuar con su aplicación masiva a la población hasta lograr el efecto deseado de torcerle el pulso definitivamente al maligno covid-19.

Se debe hacer conciencia de que es mejor que nada y si tenemos la oportunidad de inyectarnos hagámoslos sin poner resistencia ya que de esa forma podremos fortalecer inmunemente y ser más resistente al virus nuestro cuerpo.

No estoy de acuerdo con aquellos que viven propalando lo malo alegando que no vale la pena vacunarse porque se hayan presentado algunos casos aislados de covid-19 luego de ser inyectados.

Si queremos salir airosos de esta pandemia que ha arrodillado al mundo debemos hacer un esfuercito más y tolera por más tiempo la mascarilla, aunque nos sea odioso.

Ya en Estados Unidos el país con mayor número de víctimas a causa del covid-19 se están precipitando y pretenden dejar sin efecto el uso del bendito bosar preventivo.

Las Naciones Unidas redoblan sus esfuerzos contra el coronavirus. En una crisis, es imperativo recoger información acreditada sobre qué está pasando, fomentar actos de bondad y solidaridad y tomar medidas concretas.

¿Qué está pasando?

El covid-19 está causando muertes y atacando al corazón de la economía: el comercio, las cadenas de suministro, las empresas, los trabajos… Ciudades y países enteros están en cuarentena. Las fronteras se cierran.

Las empresas tienen problemas para seguir en activo, y las familias luchan por mantenerse a flote.

¿Por qué nos importa?

Nuestra familia humana está bajo presión, y el tejido social se está desgarrando. La gente está sufriendo por el miedo y la enfermedad. El mundo se enfrenta a un enemigo común. Estamos en guerra con un virus.

¿Qué medidas se deben tomar?

Ahora más que nunca, necesitamos solidaridad, esperanza y voluntad política para superar esta crisis unidos. El Secretario General identificó tres áreas clave sobre las que actuar:

Necesitamos alejarnos de inmediato de la situación en la que cada país aplica sus propias estrategias sanitarias y alcanzar una que asegure, con total transparencia, una respuesta coordinada global: una que incluya ayudar a los países que no están tan preparados para abordar esta crisis.

Principalmente, debemos centrarnos en las personas – los trabajadores con ingresos más bajos, pequeñas y medianas empresas y los grupos más vulnerables.

Esto se traduce en ayudas salariales, seguros, protección social y medidas para evitar la bancarrota y la pérdida del empleo, lo que implica diseñar respuestas fiscales y monetarias para asegurar que la carga no recae en quienes no pueden afrontarla.

Debemos asegurarnos de que aprendemos la lección y que esta crisis sea un punto de inflexión para las preparaciones frente a emergencias sanitarias, las inversiones en servicios públicos esenciales en el s. XXI y el suministro de bienes públicos globales.

Tenemos un marco dentro del que actuar – la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París contra el cambio climático. Debemos cumplir las promesas que hicimos a las personas y al planeta.

*El autor es periodista. Reside en Monte Plata

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas