Red de dispensarios católicos: amor y caridad

Por Miledys Vásquez

Responsables de la Red de Dispensarios Católicos  GALERIA DE FOTOS: SANTO DOMINGO.- “Hay que buscar la humanización de los servicios de salud en el país” era el clamor de Sor María Estela Ángeles, de la Congregación Hermanas Mercedarias de la Caridad, durante el año que estuvo al frente de la Pastoral de la Salud y los más de siete años en el Dispensario Médico La Esperilla, donde se ofrecen excelentes servicios de salud a personas de escasos recursos, siempre en un ambiente de respeto a la dignidad humana.

Y realmente en la República Dominicana, la falta de humanización de los servicios de salud, sobre todo en el sector público, es uno de los principales problemas y afecta mayormente a los más pobres, por ello Sor Estela sigue abogando, ahora desde sus nuevas funciones en Roma, Italia, que en los centros de salud a nivel general, predomine el amor, la caridad, la compasión y el respeto a los demás.

Aunque parezca difícil lograrlo, no es imposible y en eso trabaja la Red de Dispensarios Católicos, que agrupa a más de 80 centros de salud, bajo las orientaciones de la Pastoral de la Salud, dependencia del Arzobispado de Santo Domingo.

Los dispensarios católicos son el aire fresco en servicios de salud para los que nada tienen, y todos  con una misma línea: ofrecer un servicio de calidad, al menor costo posible, y si es necesario gratuito, a los más desposeídos, en cualquier rincón del territorio nacional. También los pacientes encuentran apoyo espiritual y consuelo, sin discriminación de ningún tipo.

No todos los centros médicos  católicos están manejados por monjas, sacerdotes y laicos,sin embargo,  todos se rigen con las mismas reglas y buscan un servicio de salud más humano y digno, en especial para los que no tienen acceso a los servicios privados y ni siquiera cuentan con las tarjetas de los programas del gobierno.

En el Dispensario Médico La Esperilla, de las Mercedarias de la Caridad, en el ensanche Quisqueya, con una impecable estructura física, los pacientes, en su mayoría haitianos, reciben excelentes atenciones, en laboratorio, odontología, programa de TB, estudios especializados y sonografía, a un  precio de 100 pesos, en todas las especialidades.

Mientras en  Herrera en Santo Domingo Oeste, Doña Eugenia López, está al frente del Dispensario Espíritu Santo, donde los habitantes de la zona encuentran un alivio a sus quebrantos, con solo 50 pesos la consulta, y reciben gratis la mayoría de los medicamentos.

Lo mismo, hace Sor Mercedes Cruz, de las Hermanas Misioneras del Corazón de Jesús en Bonao.

Sor Dorka, en el dispensario Las Mercedes,  en un campo de Pedernales, donde solo la caridad y el amor al prójimo hacen posible el trabajo, ahí la consulta es a 20 pesos, y en la mayoría de los casos gratis, debido a la pobreza extrema de los moradores en el lugar.

Cada final de mes, los encargados de los Dispensarios Católicos se reúnen en la Pastoral de la Salud, que ahora dirige Sor Trinidad Ayala, MC,  para compartir inquietudes, buscar opciones para mejorar sus estructuras físicas y ampliar las ofertas a los usuarios. Asimismo, reciben donaciones de medicamentos y equipos, entre otros.  

En conjunto, llevan a cabo  operativos médicos, en barrios y pueblos donde no hay centros de salud, ahí decenas de médicos, enfermeras y colaboradores ofrecen a  los pacientes, consultas, incluidas las de psicología y psiquiatría,  emergencias y medicamentos, totalmente gratis.

Cada día, los dispensarios católicos buscan opciones de mejoría a nivel general en beneficio de los pacientes y sin tener la necesidad de aumentar los servicios que ofrecen, demuestran que es posible un servicio de salud humano,  de calidad y con dignidad, si se trabaja con vocación de servicio, con amor y caridad, como lo haría Jesús.

{gallery}dispensarioscatolicos{/gallery} {jathumbnail off}

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •